presentado por
Competición
  • Bundesliga
  • LaLiga Santander
  • Liga Holandesa
  • Liga Portuguesa
  • Ligue 1
  • NBA
  • Premier League
  • Serie A
Liga Holandesa
FC Emmen FC Emmen EMM

-

Sparta de Rotterdam Sparta de Rotterdam SPR

-

Feyenoord Feyenoord FEY

-

PSV PSV PSV

-

Heracles Heracles HCL

-

Utrecht Utrecht UTR

-

AZ Alkmaar AZ Alkmaar AZ

-

Ajax Ajax AA

-

NBA
New Orleans Pelicans NOP

-

Orlando Magic ORL

-

Indiana Pacers IND

-

Charlotte Hornets CHA

-

Brooklyn Nets BKN

-

Philadelphia 76ers PHI

-

Atlanta Hawks ATL

-

Los Angeles Lakers LAL

-

Denver Nuggets DEN

-

New York Knicks NYK

-

Golden State Warriors GSW

-

Sacramento Kings SAC

-

Premier League

De la mano de Davor Suker, la mejor Croacia de la historia

100 HISTORIAS DE LOS MUNDIALES | 22

De la mano de Davor Suker, la mejor Croacia de la historia

Foto de equipo de Croacia en Francia 1998

Alexander Hassenstein

Bongarts/Getty Images

La segunda peor derrota de Alemania en una Copa del Mundo la recibió de una Croacia primeriza que dejó una buena impresión en su primera actuación.

Francia

La historia de Croacia en la Copa Mundial de Futbol tiene cinco capítulos y comienza en 1998. Aquella edición tuvo entre sus 32 selecciones al que, sin duda alguna, es el mejor combinado del país balcánico: aquel que fue comandado Davor Suker y que dejó en el camino a la Alemania de Jürgen Klinsmann y Lothar Matthäus con un contundente 3-0.

Davor Suker celebrando frente Alemania en Francia 1998

El último certamen de la FIFA en el Siglo XX se llevó a cabo en Francia. El camino de Croacia comenzó en el grupo 1 de la eliminatoria europea y obtuvo frutos en el repechaje. En la primera fase terminaron como segundos detrás de Dinamarca y en la reclasificación vencieron a Ucrania por global de 3-1 y con ello se alzaron con el máximo hito de su historia futbolística: la clasificación a su primera justa mundialista.

Con boleto amarrado, los 22 croatas que asistieron a Francia formaban una escuadra repleta de jugadores experimentados, tanto a nivel nacional como fuera del país. Los emblemas de la mejor Croacia fueron: el delantero del Real Madrid, Davor Suker; el capitán y jugador del AC Milan, Zvonimir Boban; y el defensa del Zagreb, Dario Simic.

Todo parecía acomodarse en favor de ellos. Para la Copa del Mundo fueron puestos en el Grupo H junto con Argentina, Jamaica y Japón. El primero les otorgó su única derrota en la primera ronda y los últimos dos fueron víctimas del potente ataque balcánico que se plantó en Francia como una aplanadora.

El momento histórico llegó en los cuartos de final. Croacia había avanzado a esta fase luego de vencer a la Rumania de Gheorghe Hagi en Burdeos por la mínima.

Lyon fue la nueva sede donde los germanos, más por historia que por desempeño, se posicionaban como favoritos contra unos croatas primerizos que para esa instancia ya no tenían nada que perder y todo por ganar.

Aquel 4 de julio de 1998 quedó marcado. En los últimos suspiros del primer tiempo, Robert Jarmi sacó un potente disparo de zurda que se coló al fondo de la red para abrir el marcador. El segundo tanto cayó a 10 minutos del final cuando Goran Vlaovic emuló a Jarmi con un tiro de derecha que Andreas Köpke no pudo sacar. El último clavo al ataúd germano llegó gracias a Davor Suker, quien llegó al fondo del campo y, tras dejar pagando a dos defensas alemanes, selló la victoria de su equipo y el pase a semifinales.

También te puede interesar: El error de Oliver Kahn que marcó el regreso del Fenómeno

La proeza de Croacia se quedó en la fase previa a la final cuando enfrentaron al anfitrión, Francia, quienes a la postre se coronaron como campeones. Los franceses estuvieron a punto de perder con los croatas en un partido vibrante de principio a fin. Los croatas se adelantaron al empezar la segunda mitad de la mano de Davor Suker, con su quinto gol del Mundial, solo que esta vez fallaron en conseguir la victoria con una voltereta gala en pies del defensor Lilian Thuram, quien anotó los únicos dos goles de su carrera en un lapso de tres minutos.

Croacia aderezó su actuación con un bronce que supo a oro. Holanda fue quien cayó con los croatas en el juego por el tercer lugar en un encuentro de gran calidad técnica. Los goleadores en aquel partido fueron Robert Prosinecki y Suker; el sexto tanto para el ariete, Bota de Oro del Mundial.

También te puede interesar: El día que un árbitro amonestó tres veces a un jugador

Desde aquella Croacia de Francia ’98, ninguna otra selección croata ha podido emular a sus antecesores. Ya sea porque la camada no es vasta o porque los demás equipos son muy superiores. Davor Suker ahora tiene la encomienda de conseguir un hito mayor al tercer lugar obtenido hace 20 años, pero ahora desde la presidencia de la Federación de su país.

0 Comentarios

Normas Mostrar