ACTUALIDAD

Caso Ayotzinapa: fiscal del caso asegura que se torturó y manipuló evidencia en “verdad histórica”

El fiscal del caso Ayotzinapa, Omar Gómez Trejo, dijo que la ‘verdad histórica’ ya fue refutada de manera unánime. Ya se iniciaron procedimientos penales.

México
0
Caso Ayotzinapa: fiscal del caso asegura que se torturó y manipuló evidencia en “verdad histórica”
Foto: @A_Encinas_R

Omar Gómez Trejo, fiscal del caso Ayotzinapa, aseguró que autoridades de la administración del entonces presidente Enrique Peña Nieto, torturaron y manipularon evidencias para construir la famosa “verdad histórica” del caso Ayotzinapa.

En conferencia de prensa, en donde estuvo también presente el subsecretario de Derechos Humanos y Población de la Secretaría de Gobernación (Segob), Alejandro Encinas, el fiscal mencionó que la investigación que realiza la unidad a su cargo dista mucho de la que llevó a cabo por la entonces Procuraduría General de Republica (PGR).

“Sobre la llamada ‘verdad histórica’ quiero decir que esta ya fue refutada de manera unánime… nosotros la refutamos con hechos corroborados y pruebas contundentes de lo que se hizo a una manipulación de una investigación que tuvo que dar con el paradero y con el conocimiento de lo que ocurrió con los estudiantes”, dijo Omar Gómez Trejo.

El fiscal del caso señaló que su unidad ha iniciado procedimientos penales por las irregularidades y delitos que fueron cometidos durante dicha investigación, porque fue una averiguación previa “hecha a modo”.

“Todas las personas que fueron presentadas por la entonces PGR como autores materiales de los 43 normalistas fueron exonerados por haber indicios suficientes de que fueron torturados”, dijo el funcionario.

A su vez, mencionó que tienen más de 40 videos que fueron aportados a la investigación por distintas organizaciones y dependencias. Dichas grabaciones muestran a funcionarios públicos interrogando de forma irregular.

“Las torturas fueron un instrumento más para fabricar pruebas y manipular evidencias con el fin de defender una narrativa acotada y encapsulada al río de Cocula y San Juan y que toda la responsabilidad recayera en unos policías municipales y no en el aparato criminal que convivía entre autoridades de todos los niveles y la delincuencia organizada”.