El PSG es su propio enemigo

La semana pasada hablábamos de los fichajes que ha hecho el PSG de cara a la próxima temporada. Un equipo de ensueño que parece armado en un videojuego más que en un campo de fútbol.

Esta semana ha sonado fuertemente el rumor de que Cristiano Ronaldo podría unirse a las filas del equipo parisino. Por si faltaba algo.

La especulación da para muchísimo. Podemos pensar en el equipo con más figuras de la historia, está por verse si será el mejor. Podemos pensar en las alineaciones, en los egos, en las posibilidades infinitas de goles, de jugadas de fantasía, de camisetas. En el Fair Play financiero y la manera en que la UEFA parece no enterarse de la plantilla del PSG y el costo de la misma.

Messi y Cristiano juntos. ¿Esto motiva a Mbappé a renovar con el PSG o es su pasaporte de salida rumbo a Madrid?

Pero lo que más me cuestiono es si el PSG está haciendo un bien o un daño al fútbol. El espectáculo, por lo menos desde ahora, parece estar garantizado. No sé si el fútbol, pero el espectáculo, sí.

¿Cómo competir con un equipo con esa plantilla, con una cartera infinita y todo el apoyo de UEFA y FIFA? Lo bueno es que el fútbol no es el deporte del desembolso y eso está comprobado. Además, me encanta pensar que la necesidad es la madre de todas las ciencias y los recursos tendrán que salir, brotarán nuevas ideas, se desarrollarán nuevas herramientas y se formará nuevo talento.

El ingenio tendrá que competir contra el dinero y estoy segura será una batalla interesante y fácil de ganar. El PSG no está siendo el enemigo del fútbol, está siendo su propio enemigo.