FINAL COPA ORO 2021

México y Estados Unidos, una rivalidad eterna y 'extraespecial'

Sin importar plantillas, nombres, torneos y circunstancias, un partido México vs. Estados Unidos siempre es especial. Los protagonistas hablan sobre la rivalidad.

Las Vegas
0
México y Estados Unidos, una rivalidad eterna y 'extraespecial'
David Leah MEXSPORT

La final de la Concacaf Nations League del pasado 7 de junio de 2021 fue la quintaesencia de la rivalidad deportiva existente entre México y Estados Unidos. Polémica, intensidad, bronca, expulsiones, un dejo de violencia, remontadas, y un resto de fútbol. Mucho fútbol. El penalti de Christian Pulisic fue el epítome de un partido que revitalizó al Clásico de la Concacaf, que aún ahúma dos meses después. El ambiente apenas se ha enfriado y ambas selecciones volverán a contender por un trofeo. El Allegiant Stadium de Las Vegas será el escenario de otro episodio imperdible de una enemistad futbolística que no tiene fin.

"Qué mejor que jugar contra México para ganar este trofeo. Será un evento muy especial para todos nosotros", expuso Sebastian Lletget en la zona mixta virtual que antecedió al entrenamiento del 'Team USA' en el Allegiant Stadium. "Jugar contra México siempre es un gran momento para cualquiera", coincidió James Sands, mediocentro del New York City que enfrentará su primer 'Clásico de Concacaf' de por vida a nivel mayor. "Es una final y contra un gran rival. Cuando juntas a esos dos factores es que será un gran partido, será intenso. Creo que mientras entremos en calor, el equipo entenderá el tipo de partido. Estoy emocionado de experimentar esto con mis compañeros. Mi consejo es que asimilen esta rivalidad", aseveró Paul Arriola, exjugador de Tijuana y actual militante del D.C. United. "Es extraespecial enfrentar a México", finalizó Cristian Roldán, ya versado en estas batallas binacionales.

"Siempre son partidos fantásticos contra México", aseguró Gregg Berhalter, director técnico de Estados Unidos, quien no dejó pasar la oportunidad para dejar un recado, una pizca de pólvora. "He visto que algunos jugadores de México agarran el cuello o la cara (de sus rivales). El árbitro no gestionó eso bien", refirió sobre las trifulcas entre 'Tricolores' y canadienses en el partido semifinal de Copa Oro en Houston, que se saldó con victoria de 2-1 para el vigente campeón regional. Las palabras de Berhalter demuestran que la rivalidad comienza fuera de los campos de juego, en las conferencias de prensa, en los discursos, en las sensaciones.

En los cuarteles de la Selección Mexicana perciben de igual forma el alta tensión, aunque con un tono menos beligerante. Hay algo más en juego que una victoria. "Es lo mismo. Siempre será un partido diferente. Nos estamos jugando el prestigio. Es el título que designa al mejor equipo de Concacaf y queremos tenerlo. Este escudo que te permite el ganar la Copa Oro y llevarlo te genera prestigio alrededor del mundo. Pasa por ganar mañana. Daremos todo de nuestra parte para que así sea", sentenció Héctor Moreno a pregunta expresa de AS.

Cuando la final de la Copa Oro se ponga en marcha a las 5:30 de la tarde, horario de Las Vegas, en el Allegiant Stadium, México y Estados Unidos honrarán una rivalidad que nació en 1934 (el legendario 4-2 en Roma, previo al Mundial de Italia) y que vive otro momento culminante.