Cheikh, Eldense, las apuestas y el fútbol modesto

La sombra de los amaños y de las apuestas ilegales sobrevuela por el Eldense. El 12-0 que le endosó el Barcelona B (5-0 antes de la primera media hora, 8-0 al descanso) llamó obviamente la atención y la denuncia en Rac-1 del futbolista Cheikh Saad aviva la llama. Desde luego el resultado acabó siendo excesivamente escandaloso si se pretendía pasar de incógnito y por ello sería sorprendente que en caso de haberse producido apuestas de tal índole no hubieran saltado las alarmas que regulan las apuestas deportivas. Pero también es cierto que no es el único partido del Eldense que está bajo sospecha, también uno contra el Cornellà de recientes fechas (sin implicación tampoco en este caso del club catalán).

La investigación abierta por la Policía, LaLiga y también por la Federación Valenciana debe dar luz a un caso que ha vuelto a salpicar al fútbol más modesto, ese en el que las deudas con terceros y los impagos a los jugadores están a la orden del día y en el que algunos pueden ver en las apuestas esa forma de obtener suculentos beneficios o, simplemente, esos ingresos que sus clubes no les abonan a final de cada mes. Pero sirva también el caso del Eldense, más allá de la presunta actitud delictiva denunciada por Cheikh Saad, para poner el foco en la delicada salud de muchos de esos clubes de Segunda B hacia abajo y en la presencia de fondos de inversión como el italiano que tenía hasta el domingo el club alicantino, el mismo que hace apenas un año salió también entre polémicas y presuntas acusaciones de impagos del Jumilla.