NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

Autos

Renault R5 Turbo 3E: este auto eléctrico inspirado en el “Zapatito” tiene como misión el drifting

Este prototipo dotado de un diseño peculiar tiene un sistema eléctrico enfocado a hacer drifting.

Renault R5 Turbo 3E: este auto eléctrico inspirado en el “Zapatito” tiene como misión el drifting
Luis Hernández del Arco
ldelarco
MéxicoActualizado a
Renault R5 Turbo 3E: este auto eléctrico inspirado en el “Zapatito” tiene como misión el drifting

Como parte de la celebración del 50 aniversario del R5, el auto que en México fue bautizado como “Zapatito” (esto por su diseño y compactas dimensiones), Renault ha creado una serie de conceptos inspirados en este icónico modelo.

Uno de esos prototipos creados por Renault es el R5 Turbo 3E, un auto 100 por ciento eléctrico que tiene como objetivo número uno hacer drift y con ello demostrar su dinámica de conducción.

Inspirado en el Renault 5 Turbo y Turbo 2

Estéticamente, este auto concepto combina un diseño futurista con numerosas referencias al automovilismo y los videojuegos. Esta combinación impulsa a este R5 hacia la modernidad y la tecnología, en la frontera entre lo real y lo virtual.

Junto a la carrocería llamativa, el Renault R5 Turbo 3E ofrece prestaciones de un nivel superior. Un ejemplo de ello, son sus capacidades de drift gracias a su sistema de tracción trasero.

Ampliar

Al igual que el Renault 5 Turbo, este prototipo es un biplaza, con la parte trasera ocupada por su sistema eléctrico: dos motores que impulsan cada una de las ruedas posteriores, con las baterías situadas bajo el suelo.

Poder superior

Este conjunto va montado sobre un chasis tubular, protegido por un fondo plano y rodeado de arcos de seguridad homologados por la FIA (Federación Internacional del Automóvil). En total, ambos motores registran una potencia total de 280 kW (380 caballos de fuerza) y 516 libras-pie de torque.

Al fusionar este poder con su reducida masa, este “Zapatito” del futuro puede recorrer 100 metros desde la salida en parado en sólo 3.5 segundos (3.9 segundos en modo drift) y de alcanzar una velocidad máxima de 200 km/h.

Debido a que los motores envían el poder a la parte posterior y ofrece el modo de manejo “Drift”, el auto puede hacer maniobras para llevar el auto cruzado para hacer divertida y llamativa la conducción. Es capaz de esquivar obstáculos de forma ejemplar gracias a un ángulo de giro de las ruedas superior a 50 grados grados.

Totalmente retrofuturista

Para lograr la mejor relación peso/potencia, este concepto emplea la fibra de carbono en el cofre, las puertas y el interior. Esta ligereza va a acompañada de una elevada aerodinámica, que es llevada por las entradas de aire laterales similares a las del Renault 5 Turbo 2, además que equipa un alerón trasero, que le permite aumentar la carga aerodinámica sobre la parte trasera incluso en los derrapes más extremos.

Adelante, el Renault R5 Turbo 3E cuenta con una fascia con grandes entradas de aire que proporcionan tanto refrigeración como apoyo aerodinámico. Su división vertical en tres partes recuerda también al R5 Turbo 2. También presenta faros antiniebla de forma cuadrada, como en el pasado: hay cuatro y son de LED.

En la parte delantera y trasera, más luces LED de color rosa, azul y amarillo forman bandas que se iluminan y parpadean cuando el auto va derrapando. Por último, la decoración camuflaje y las ventanillas de plexiglás en tono rosa y la luneta trasera izquierda, con una calcomanía “La vie en rose” hace que este concepto sea más llamativo.

Ampliar

Otra peculiaridad de este Renault R5 Turbo 3E es que dispone de una docena de soportes de montaje para cámaras, tanto en el interior como en el exterior, esto para facilitar la grabación de la conducción y conseguir las mejores imágenes de las sesiones de drifting.

En el interior, este prototipo tiene un ambiente moderno con referencias al mundo del motor, los videojuegos y, por supuesto, los icónicos R5 y R5 Turbo 2. Destacan los asientos racing de fibra de carbono, los cinturones de seguridad de arnés, el volante y el freno de mano vertical característico de los autos de drift.

A esto hay que sumar diez pantallas digitales que muestran gráficos inspirados en el Pixel Art (una forma de arte digital que utiliza una baja resolución y un número limitado de colores) y en el Glitch Art (estética de errores analógicos o digitales) con funciones inspiradas en los videojuegos retro.

Con todo esta imagen y desempeño, sería fantástico que este auto llegará a la producción masiva, y así verlo rodar en las calles y carreteras.