ACTUALIDAD

CNDH: Mario Aburto fue torturado para que se declarara culpable del asesinato de Colosio

La CNDH mencionó que en diversas ocasiones Aburto afirmó ser víctima de tortura. Algunos familiares también sufrieron este delito, pero lo minimizaron.

México
0
CNDH: Mario Aburto fue torturado para que se declarara culpable del asesinato de Colosio

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) informó que Mario Aburto, asesino confeso del candidato presidencial Luis Donaldo Colosio, fue torturado desde que fue detenido con el objetivo de que se declarara culpable.

A través de un informe detallado, la CNDH mencionó que el pasado 26 de octubre, la institución emitió la Recomendación 48VG/2021 a la Fiscalía General de la República y al Órgano Administrativo Desconcentrado Prevención y Readaptación Social, por haberse acreditado tortura en agravio de Mario Aburto, quien actualmente se encuentra en el CEFERESO 12 en Ocampo, Guanajuato.

Dicha aprehensión, se dio como resultado de la investigación oficial que cuatro subprocuradores especiales realizaron entre 1994 y 2020, por lo que fue sentenciado como responsable del asesinato del candidato del Partido Revolucionario Institucional.

“Lo que pudo acreditar la Recomendación emitida por la CNDH es que V (Mario Aburto) fue torturado desde su detención el 23 de marzo de 1994, al igual que algunos miembros de su familia, él de manera reiterada hasta años recientes”.

De acuerdo con la dependencia, esto lo sabían, así como los responsables de la investigación oficial y la propia Comisión Nacional, no obstante, lo minimizaron y hasta desautorizaron. Todo con el fin de sostener la versión oficial del “asesino solitario”.

La CNDH sostuvo que desde el momento de su detención en Lomas Taurinas, y varias veces durante los primeros interrogatorios, Mario Aburto dijo que no era responsable de los hechos y que era víctima de tortura y siendo presionado para autoinculparse. Cosa contraria a lo que dijeron los responsables de la investigación.

“Además de eso, se desacreditaron o minimizaron testimonios de testigos de la tortura de V, incluso de quienes participaron en ella y así lo declararon a las autoridades. Y aún más, se sesgó la información contenida de los diversos exámenes médicos que se le practicaron a V entre el momento de su detención en la Delegación de PGR en Tijuana y su ingreso al CEFERESO 1 de Almoloya, esto es, entre el 23 y el 25 de marzo de 1994.