Historia

Ferruccio Lamborghini, el mecánico que pasó de fabricar tractores a super autos

Este hombre leyenda de la industria del automóvil es todo un ejemplo de superación al ponerse cara a cara con Ferrari y sus automóviles de alta calidad.

México
Ferrari vs Lambo

Un personaje que no solo dejó huella en su fábrica de automóviles, sino también en la historia del mundo automotor es Ferruccio Lamborghini. Nacido el 28 de abril de 1916 en Renazzo, Italia, Ferruccio fue el hijo mayor de Antonio y Evelina Lamborghini, una familia de granjeros, y por ello su destino parecía estar escrito, ya que la tradición decía que el hijo mayor debía heredar la granja familiar de uvas.

No obstante, Ferruccio siempre se sintió atraído más por la mecánica que por la agricultura, y desde muy joven prefirió pasar las tardes en el taller que había en la granja de sus padres.

De la granja al mejor taller

Siendo todavía un niño, Ferruccio Lamborghini consiguió trabajo en el mejor taller de mecánica de Bolonia, donde descubrió todos los secretos de la profesión. Su vida como mecánico civil tuvo una pausa, ya que, al estallar la Segunda Guerra Mundial, Ferruccio, fue reclutado por el ejército y destinado en el Departamento de Maniobras Mixtas, en Rodas, Grecia, que se encargaba del mantenimiento de todos los vehículos militares, entre ellos tractores utilizados para remolcar aviones y camiones.

foto storiche bn Ferruccio Lamborghini e Sig. Malossi caporeparto in fabbrica

Esta situación hizo que Ferruccio reparara con éxito vehículos pertenecientes a los italianos, alemanes y británicos. Fue también en Rodas, al acabar la guerra, donde abrió su primera empresa, un pequeño taller de mecánica.

En 1946, Lamborghini regresó a Italia y, aprovechando algunos incentivos para apoyar la recuperación económica, abrió un taller, donde reparó vehículos de motor y construyó pequeños utilitarios.

De ser mecánico a un constructor de tractores

Mientras laboraba en el taller y observaba la crisis de la agricultura local, se acordó de los tractores que reparaba en Grecia, y fue así como puso en marcha la idea de construir tractores agrícolas baratos, utilizando componentes de vehículos militares antiguos.

Su primer tractor fue presentado el 3 de febrero de 1948 durante las fiestas patronales de Cento y vendió once unidades. Este fue el éxito que llevó a Ferruccio Lamborghini a convertirse en empresario.

Con el objetivo de aumentar la producción, tuvo que endeudarse con el banco e hipotecar todo lo que tenía, incluyendo -con la aprobación de su padre- la granja de su familia.

De tractores a super autos

Gracias a las ventas de sus tractores, en 1963, Lamborghini, que ya se encontraba entre los industriales más importantes de Italia, se enfrascó en una discusión con Enzo Ferrari por la falla mecánica de su deportivo.

En esta alegata por la falla del Ferrari, Enzo dijo a Lamborghini que él no sabia de deportivos, pues se dedicaba a la producción de tractores. Ante este comentario, Ferruccio decidió crear una fábrica de autos deportivos para demostrar de lo que era capaz.

Y vaya que el comentario de Ferrari fue picar el orgullo de Ferrucci, ya que meses después de la discusión, Lamborghini ya estaba presentando su primer modelo en el Auto Show de Turín: el 350 GTV.

Al ir más allá de los tractores, fue entonces cuando surgió la necesidad de encontrar un logotipo adecuado que los caracterizara. En aquel tiempo, los tractores fabricados bajo el nombre de Lamborghini tenían una señal de color plata muy sencilla: un triángulo con las letras FLC (Ferruccio Lamborghini Cento).

Ferruccio se puso en contacto con un conocido diseñador gráfico local, Paolo Lambaldi, y éste le preguntó que cuáles eran las características personales que poseía. “Soy tamugno (que traducido del dialecto boloñés significa duro, fuerte, testarudo) como un toro”, fue la respuesta de Ferruccio.

Y así, en combinación con su signo del zodiaco, es como surgió el actual logotipo de Automobili Lamborghini que conoce todo el mundo.