México

Vecinos del sur de la Ciudad de México se quejan del ruido producido por los aviones

Con el rediseño de las rutas aéreas de los aeropuertos internacionales de la Ciudad de México y de Toluca, Estado de México, al parecer las molestias auditivas se han multiplicado.

México
México Aeropuerto
Alberto Valdes EFE

El 25 de marzo pasado, entró en funciones en el Valle de México el rediseño de las rutas aéreas de los aeropuertos internacionales de la Ciudad de México y de Toluca, Estado de México, informó la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, dependencia encargada de la operación.

Según la STC, los cambios no serían perceptibles para los usuarios de los aeropuertos, pero ayudarán a reducir en 16 por ciento el tiempo de vuelo de las aeronaves que operen en el espacio aéreo metropolitano y a tener mayor eficacia en las llegadas y salidas.

Además, según las autoridades, el rediseño abonará también para mitigar las demoras operacionales, lo que se traducirá en un incremento de la capacidad del espacio aéreo.

Las quejas se multiplican

En efecto, los usuarios de las terminales aéreas no percibieron ningún cambio, pero en cuanto se dieron las modificaciones, en redes sociales vecinos denunciaron que en la zona sur de la Ciudad de México, así como en sitios como las Lomas de Chapultepec, se incremento el ruido producido por los aviones que circulan por la zona.

Ante esto, la ofician de los Servicios a la Navegación del Espacio Aéreo Mexicano explicó al diario El Financiero, que la altura de los aviones en esas zona es superior a los 9 mil pies de altura, 2.7 kilómetros, por lo que la afectación sonora es casi imperceptible.

Víctor Hernández, director del SENEAM, explicó al Financiero que si bien el nuevo rediseño del espacio aéreo produjo que se incrementara el flujo de aeronaves en esa zona, se garantizó que no hubiera un problema de ruidos producido por los aviones.

Pero vecinos de las alcaldías Xochimilco, Tlalpan, Coyoacán y Álvaro Obregón insisten en que el ruido ya es insoportable y que es perceptible a todas las horas del día y que, además de la contaminación auditiva, se producen interferencias en los teléfonos y la televisión.

Ante esto, un grupo de vecinos ya lanzó una iniciativa virtual en la página de change.org para reunir firmas y buscar una solución al ruido de los aviones.