Pumas

Miguel España sabía que iban a campeonar ante el 'Ame' en 1991

El histórico jugador de Pumas pensó en darle una credencial de cliente frecuente al América, después de perder dos finales ante ellos, la del 85 y la del 88.

Pumas América

Clásico o no, los duelos de Pumas contra el América siempre dan de que hablar y generan una pasión entre sus aficionados. Desde los años 80, este duelo entre capitalinos comenzó a tomar fuerza, pero hubo un momento en que el 'Ame' tenía de clientes a los auriazules, hasta que llegó el famoso 'Tucazo'.

En entrevista para Récord, Miguel España, pilar de aquellos Pumas mencionó la importancia de ganar la final de la temporada 1991 y acabar con la hegemonía del 'Ame' en los duelos por el título, la cual había iniciado en el 1985 y repetido en 1988.

“Fue un partido de alta presión porque algunos de los que estábamos en esa ocasión ya llevábamos dos finales perdidas, ya les iba a dar mi credencial de cliente porque (América) era un equipo de los 80 que sabía perfectamente jugar la etapa de Liguilla. Sabíamos que era un partido complicado, no podíamos descuidar el mínimo detalle como nos había sucedido en las dos finales anteriores”, mencionó España.

Te puede interesar:Arribas cree que Mozo, Iniestra y Quintana pueden jugar en Europa

Por otro lado, el 'Capi' destacó la unión que había entre jugadores y cuerpo técnico, la cual motivó a los futbolistas del Pedregal a darlo todo contra su acérrimo rival: “Fue muy emotivo porque Miguel prácticamente ya no dio mucho de la charla técnica, ya no había mucho que agregar y nos dio un pumita de plata, el cual nos lo daba con mucho cariño, y para él ya éramos unos campeones. Eso nos fortaleció, ese detalle del pumita, de la plática, cuando salimos del vestidor sabíamos que íbamos a ser campeones”, relató España.

El 'Tucazo' guió el campeonato

En otro punto, España recuerda el golazo de Ricardo Ferretti que encaminaba el partido, pero aseguró que nunca se confiaron, debido a que sabían que el América podría arruinar la fiesta auriazul en cualquier momento.

"Nos dio tranquilidad, pero no confianza, estuvimos encima de ellos, tuvimos varias oportunidades, ellos también tuvieron reacción, incluso hasta el último minuto viene un centro de Memo Naranjo y le cae a Alejandro Domínguez que le llega de volea, pero le cae la pelota en las manos a Jorge Campos y ahí acaba el partido”, expresó.

Festejo

Finalmente, cuando el silbante marcó el final del partido y Pumas ganó su tercera liga, España recuerda que fue un alivio total para el equipo:  “Todo corrimos hacia el centro del campo. Fue mucha alegría, había muchísima gente en el estadio y lo disfrutamos muchísimo por todo lo que habíamos vivido previamente por el lapso de las Liguillas anteriores”, detalló.