NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

NBA EN MÉXICO

Blake Griffin, el chico que volaba sobre los coches vuelve a México

Griffin se presentó en la NBA como un tipo atlético y espectacular, 10 años después, vuelve a México como un jugador más completo, pero aún estelar.

MéxicoActualizado a
Blake Griffin, Detroit Pistons
Gregory ShamusAFP

Blake Griffin apareció en la NBA en 2010, bajo muchos reflectores y con mucha expectativa tras demostrar su talento en el baloncesto colegial. El deseo de verlo en la duela con el uniforme de los Clippers era gigantesco tras convertirse en el primer pick del Draft del 2009 y perderse la que debía ser su temporada de novato, debido a una lesión.

Cuando finalmente llegó su momento, el Ala Pivot no decepcionó y con una temporada de 22.5 puntos, 12.1 rebotes y 3.8 asistencias, se convirtió en el novato del año y en un miembro del equipo All-Star. No solo era eso, Griffin era todo un espectáculo por sus clavadas e intensidad, por el placer que le producía levantar a los aficionados de sus asientos. Rápidamente se transformó en uno de los jugadores más atractivos de la liga.

La llegada de Chris Paul solo multiplicó la emoción en cada partido de los Clippers, con alley-oops que valían el boleto. Inevitablemente, Griffin participó en el Slam Dunk Contest del 2011, donde entregó una de las clavadas más recordadas al brincar sobre un coche y llevarse el concurso, para seguir sumando méritos a su joven carrera.

En aquel entonces, Blake visitó la Ciudad de México para medirse con los San Antonio Spurs, con victoria para los texanos.

Ampliar
getty images

Sin embargo, y a pesar de mantenerse como un jugador estelar, Blake parecía incapaz de guiar a su equipo a las Finales de la NBA, incluso, el alcanzar las Finales de Conferencia le resultó imposible, incluso cuando tenía todo para dar ese último paso. Su juego era dominante, pero no le bastaba para vencer a las grandes estrellas de la liga.

La situación era clara, debía cambiar y convertirse en un jugador que pudiera ganar los partidos importantes. Griffin evolucionó junto a la NBA y pasó de ser alguien que promediaba apenas medio intento de triple por partido en los primeros seis años de su carrera, a uno que tomaba dos intentos por encuentro por detrás de la media luna en su séptimo año.

Para la temporada 2017-18, la cifra explotó hasta 5.6 tiros de tres por juego. Su juego había dado el siguiente paso, cambiando los highlights por la eficiencia y consiguiendo que el resto de la NBA volteara a verlo. Finalmente, Detroit decidió hacer el movimiento para obtenerlo, con el objetivo de volver a los playoffs.

La meta se cumplió la temporada pasada, pero tendrá que hacer un mejor esfuerzo para mostrar una mejor cara que una barrida sin esperanza ante los Bucks. Sin embargo, parece que Blake ha encontrado la fórmula para ser un mejor líder y una amenaza mayor para sus rivales.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?