NBA EN MÉXICO

México aguarda por Luka Doncic, el 'Niño Maravilla' de la NBA

El esloveno es la figura más asediada y esperada de los NBA Mexico City Games 2019. Derrick Rose y Blake Griffin alertan de su peligrosidad y avalan su calidad.

Dos horas esperaron un puñado de 10 aficionados a las puertas de un hotel ubicado en el lujoso barrio de Polanco por un segundo, una mirada, una firma de Luka Doncic. Cuando el bus se estacionó frente a la entrada principal, los Dallas Mavericks desfilaron, uno detrás de otro, con Seth Curry a la cabeza, Mark Cuban en medio del contingente, y Doncic a la cola. "¡Luka, Luka!", le llamaron la atención. Un par de 'selfies'. Tres autógrafos. Una sonrisa tenue. Los dedos en 'V'. Luego, entró al pasillo flanqueado por una escolta de fotógrafos y agentes de seguridad. Luka, 20 años, cara de niño y 30 puntos por noche, ha completado su conversión en estrella universal. El asedio se replica a más de 10,000 kilómetros de Eslovenia; 9,000 de Madrid y 1,500 de Dallas. Sí, en México, país en el que los Mavs no ocupan, siquiera, el top 10 en masa de aficionados, según el último reporte de NBA. 

El rendimiento de Luka en la temporada 2019-2020 de la NBA ha superado las altísimas estimaciones después de su debut de ensueño. Su presentación en sociedad le confirió la distinción del 'Novato del Año', galardón no exento de polémica, pues el esloveno ya se había curtido durante tres cursos en el férreo (y ganador) Real Madrid de Pablo Laso. El nuevo 'Niño Maravilla' de la Asociación registra marcas que envidiaría cualquier jugador élite de la liga: medias de 30.0 puntos, 9.8 rebotes, 9.2 asistencias por noche; bordea el triple-doble de temporada (lleva siete triples decenas en 23 partidos) y bajo su manto, los Mavericks navegan plácidamente con rumbo a los playoffs por primera vez en cuatro años. Actualmente, los texanos ocupan el tercer casillero del Oeste y las perspectivas de Five Thirty Eight les otorgan 97% de posibilidades para clasificar a la pos-temporada. El autor de ello es, en gran parte, el extenso repertorio de Luka: su inigualable IQ de juego, su control de las situaciones en ofensiva, su pick&roll, su clarividencia, su tiro externo y medio (mejoró su 51% de dobles de la temporada 2018-2019; ahora está en 61.5%), su capacidad de penetración; su indefendible 'step-back', una patente ya. Luka es una realidad.

"Tenemos que detenerlo rápidamente. Su rango es muy amplio en cuanto supera la mitad de la duela, es un gran pasador, no solo bueno. Es grande, es fuerte. Ve el pase interno antes de que la defensa lo haga, eso lo hace peligroso. Creo que tenemos que mezclar la zona de cobertura, hacer doble marca, carga sobre él, cambios de dirección, hacer mucho para compensar su talento", alertó Dwane Casey, coach de los Detroit Pistons, consultado por AS después de la práctica que su equipo realizó en la Arena Ciudad de México antes de enfrentar a los Mavs el jueves por la noche. Blake Griffin no tiene la fórmula para detenerlo, pero sí está consciente de sus aptitudes: "Si tuviera la respuesta a esa pregunta, sería coach. Siempre hay que poner máxima atención en él. Es un anotador muy dinámico. A pesar de las marcas, siempre sale adelante y hace lo suyo. Tenemos que hacer lo mejor como equipo, nuestro máximo esfuerzo para cuidarlo", explicó el ala-pívot.

Derrick Rose, quien vive una temporada de redención con los Pistons en un rol de sexto hombre, fue elegido en 2011 como el MVP más joven en la historia de la NBA. La candidatura actual de Luka hace evocar la distinción. El esloveno a menudo ha citado al exguardia de los Bulls como influencia e inspiración. Es Rose una voz autorizada para evaluar sus capacidades: "Luka es un gran jugador joven. ¿Será MVP? No voy a cambiar su futuro solo con decirlo. La forma en la que está jugando... sigue creciendo y aprendiendo el juego. Es muy emocionante de ver. El juego está bajando de ritmo un poco y esto es bueno para él. Cuando llegó, ya tenía tiempo como profesional. Será genial seguir de cerca su carrera", disertó el base, futuro Hall-of-Famer. Elogios ruborizantes. 

En el cuartel opuesto, para Rick Carlisle es casi una bendición contar con el esloveno, quien recaló en la NBA como el MVP más joven en la historia de la Euroliga, gracias a su conquista de la décima Copa de Europa del Real Madrid Baloncesto. "Es uno de los mejores jugadores de la liga. Crea mucha emoción. Es muy joven. Es un gran jugador para ver, es un líder, un gran defensor y sé que tiene muchas ganas de jugar mañana", aseguró el coach de los Mavs. Su experiencia previa en la disciplina Pablo Laso le confirió a Luka las herramientas necesarias para encajar en el juego de alto impacto de la NBA. Ya contaba con la lectura, el físico, y el hábito de trabajar bajo presión: "Viene muy bien preparado. A veces nos recuerda que tiene 20 años nada más. Hay que tenerlo con calma aún. Tiene todos los fundamentos en baloncesto. Es fuerte con las dos manos. Es grande, fuerte. La tirada afuera, penetra, tiene de todo. Es muy inteligente", coincide JJ Barea, sobreviviente del único título que ostenta la franquicia, conquistado en 2011 frente al Miami Heat de LeBron James. Pasado y futuro. El veterano que unge y guía al nuevo 'Niño Maravilla' de la NBA. El mismo que, según Derrick Rose, "estará aquí por mucho tiempo. Habrá que seguir de cerca su carrera". Algo sabrá.