presentado por
Competición
  • Bundesliga
  • LaLiga Santander
  • Liga Holandesa
  • Liga Portuguesa
  • Ligue 1
  • NBA
  • Premier League
  • Serie A
Liga Holandesa
EN JUEGO
Heracles Heracles HCL

0

Utrecht Utrecht UTR

0

EN JUEGO
AZ Alkmaar AZ Alkmaar AZ

0

Ajax Ajax AA

0

FINALIZADO
FC Emmen FC Emmen EMM

2

Sparta de Rotterdam Sparta de Rotterdam SPR

0

FINALIZADO
Feyenoord Feyenoord FEY

3

PSV PSV PSV

1

NBA
New Orleans Pelicans NOP

-

Orlando Magic ORL

-

Indiana Pacers IND

-

Charlotte Hornets CHA

-

Brooklyn Nets BKN

-

Philadelphia 76ers PHI

-

Atlanta Hawks ATL

-

Los Angeles Lakers LAL

-

Denver Nuggets DEN

-

New York Knicks NYK

-

Golden State Warriors GSW

-

Sacramento Kings SAC

-

Chivas 0-2 América

América venció a Chivas en el Clásico Nacional de la Liga MX

América venció a Chivas en el Clásico Nacional de la Liga MX

Omar Martinez

MEXSPORT

Las 'Águilas' volvieron a derrotar a Guadalajara, ahora con anotaciones de Nicolás Castillo y Andrés Ibargüen.

Guadalajara (México)

Dos de dos. En cuestión de días, América propina duros golpes a su histórico adversario, el Guadalajara. Primero le dejó fuera de la Copa MX y ahora lo saca de zona de calificación. Pero el 2-0 en casa del Rebaño Sagrado se ha quedado corto: con más determinación, pudo ser una goleada histórica. El resultado, además, detona la crisis, pues la tribuna local explota contra su propio entrenador: "¡Fuera Cardozo, fuera Cardozo!".

Los ingredientes que componen a un Clásico son distintos a los de cualquier partido. Algunos favorecerán a uno de los equipos y algunos serán positivos para el otro club. Pero la noche de este sábado, todas las circunstancias le vienen bien a las Águilas. Todas y cada una: gol de vestidor, una lesión, una expulsión, un rival completamente desarticulado. Desde el mismo silbatazo inicial, Chivas es un desastre.

Apenas se juega el minuto dos. Hiram Mier despeja de cabeza y deja la pelota en Paul Aguilar, por el costado derecho. Alejandro Zendejas, jugador de cero minutos en el Clausura 2019 y la gran novedad de Cardozo para el Clásico Nacional, no aprieta. Flota. Permite la pare de sin complicación alguna: de Paul para Renato, de nuevo para Paulo, que devuelve profundo.

El ecuatoriano hace trizas a Miguel Ponce en velocidad. Llega a línea de fondo. Centro con potencia. Jair Pereira, en el corazón del área, “espejea” a su espalda, donde viene un “ferrocarril”. El zaguero rojiblanco se planta en el césped. Pero Nicolás Castillo no se frena. Anticipa con autoridad. Remata con determinación. Las redes se mueve. Gol de las Águilas.

Si el miércoles, en el Azteca, José Luis Higuera había visto al Rebaño Sagrado “espantado”, esta noche no es muy distinto. Guadalajara luce nervioso, inseguridad, ciertamente asustado. Se espera una reacción, pero el cuadro azulcrema controla sin exigirse demasiado. Y eso sí que debe preocupar a los rojiblanco: medio gas le es suficiente a los capitalinos para contentar al histórico enemigo.

Alexis Vega entra al área. En el choque con Emanuel Aguilera, va al césped. La repetición muestra un desplazamiento con el brazo. El árbitro Jorge Isaac Rojas asegura que no hay penal, al ‘15. Y esa, por increíble que parezca, es la única sensación de “peligro” que el Guadalajara es capaz de generar. La mente del equipo está en otro lado. Extraviada quizá.

El tan cuestionado José Saturnino Cardozo no puede más con lo que ve en el campo. Alexis Vega está amonestado desde el ‘11 y parece que ha perdido la cabeza, pues sigue con entradas fuertes que en cualquier momento le pueden costar la expulsión. Antes que eso suceda, el paraguayo lo saca del terreno de juego, al ‘30. El técnico criticado por hacer cambios tardíos, hoy aguanta apenas media hora antes de modificar.

Pero a quien no salva de la tarjeta roja es a Jesús Molina. Cerca del medio campo, el contención rojiblanco deja la punta del pie en el tobillo de Guido Rodríguez. El pisotón es calificado por Rojas como expulsión. Se va, al ‘36, el hombre que da equilibrio al Guadalajara. Una circunstancia más a favor del América, que no tiene culpa alguna.

Si algo se le puede señalar a las Águilas es sólo el no querer pisar a fondo el acelerador. Queda la impresión de que, con más ambición, la mesa está puesta para una goleada histórica. Por si fuera poco, otro ingrediente negativo para Chivas: al minuto 42, Alan Pulido abandona el campo, lesionado. Miguel Basulto entra en su lugar.

Los “olés” estremecen los cimientos de la casa rojiblanca cada vez que América toca el balón. El marcador es corto. La humillación, grande. El silbatazo pone fin al suplicio de los primeros 45 minutos. Y el hogar del Rebaño Sagrado, no puede más: “¡Fuera Cardozo, fuera Cardozo!”. El grito inunda la atmósfera del Clásico. El técnico paraguayo tiene ahora en contra a su afición.

El sufrimiento de Chivas se prolonga en la segunda parte. Las Águilas aprietan el acelerador, apenas lo suficiente. Andrés Ibargüen controla por el costado izquierdo, mano a mano con Josecarlos Van Rankin. Recorta hacia el centro y el rojiblanco queda sin oportunidad de forma muy fácil. El colombiano dispara, raso. Raúl Gudiño no reacciona. La bola le pasa cerca del guante, pero no estira la mano. Las redes se mueven de nuevo. El 2-0 del América, al ‘49.

A partir de ese momento, América toca a placer. Y el grito le acompaña: “olé, olé”. La tribuna celebra el momento azulcrema. Todo está puesto para una goleada histórica. Si aún se recuerda el 5-0 en el Jalisco, esta noche los de Coapa tienen la oportunidad cobrarse aquella añeja factura. Pero falta ambición, lo único que se le puede reprochar a un equipo absolutamente superior al Guadalajara.

Guido Rodríguez conecta de cabeza, al ‘61 y Raúl Gudiño se estira para desviar a tiro de esquina. Las Águilas circulan a placer, consienten al Rebaño Sagrado. Le dan vida. Incluso, permiten un cabezazo de Josecarlos Van Rankin qué pasa por un costado, al ‘74. En el campo solo ocurre lo que América quiere. Y eso establece con suficiente fuerza, quién ha sido mejor.

Agustín Marchesín celebra el triunfo en el Clásico Nacional Chivas 0-2 América de la jornada 11 del Clausura 2019 de la Liga MX en el Estadio Akron.

El silbatazo final desata la fiesta azulcrema. El marcador ha podido (debido, incluso) ser más amplio, pero la humillación está sentenciada: Chivas está fuera de la Copa MX y de la zona de Liguilla. América en cambio, es semifinalista en un certamen y cuarto, con 19 puntos, en el otro otro. Dos de dos para las Águilas. También para José Saturnino, dos de dos... pero derrotas en el Clásico Nacional que ponen en riesgo su futuro. América ha dejado a Chivas hundido en crisis.