Liga MX

Gerardo Espinoza no piensa renunciar al Atlas

El timonel mexicano no ha podido levantar a los Rojinegros que marchan últimos dela tabla en este inicio del torneo Apertura 2018

México
0
Atlas

De por sí, perder un Clásico Tapatío resulta sumamente doloroso. Pero si a eso se le agregan los ingredientes que hoy sufre el Atlas, el resultado es un momento sumamente complicado para el técnico en turno. Pero Gerardo Espinoza asegura, luego de la derrota por 1-0 frente a Chivas, que no piensa renunciar al puesto.

“Estoy trabajando todos los días, estoy trabajando fuerte... mientras no se tome una determinación contraria, seguiré insistiendo con estos muchachos. No voy a bajar los brazos, nunca he sido así. Es un golpe duro, algo difícil porque veo cómo se trabaja, claro que duelen los resultados y más como un profesional que me formé como jugador y técnico en las filas rojinegras. Me duele al doble, pero siempre me caractericé por la casta de luchar y lo seguiré haciendo”, sentencia.

Espinoza mostró su sentir tras la derrota :“Triste, dolido definitivamente, venía con toda la ilusión de ganarlo, estar aquí festejando. Veo a los muchachos que salen muy golpeados y dolidos, eso me entristece, pero no por eso voy a decir que no puedo. No bajaré los brazos, voy a seguir trabajando”, añade el joven técnico de los Zorros.

Pese a que el equipo ha sumado sólo dos puntos de 21 disputados y no ha logrado marcar ni un solo gol en siete partidos, Gerardo Espinoza asegura qué hay razones para creer en él. “Porque hay una imagen que los muchachos dejan en el campo que es esfuerzo y dedicación. El futbol es de buenas y malos momentos, hoy pasamos un mal momento, pero confío en el grupo y sé que será positivo el momento en un corto plazo”, afirma.

Por lo pronto, en Altas todo es tristeza, incluso los canteranos del club han salido llorando de la cancha. “Salieron tristes en definitiva, corrieron, se entregaron, trabajaron para ganar y en verdad les queda un dolor muy grande de no darle a la afición un triunfo en el Clásico. Simplemente pedirles que sigan trabajando”, concluye Gerardo Espinoza.