100 HISTORIAS DE LA COPA DEL MUNDO | 43

El preámbulo de una guerra: La estrepitosa caída de la Alemania Nazi en Francia 38

La justa de Francia 38 es posiblemente la más hostil que se ha desarrollado en la historia de los campeonatos mundiales. En el ambiente ya se percibían los roces políticos entre naciones.

México DF
0
El preámbulo de una guerra: La estrepitosa caída de la Alemania Nazi en Francia 38

La justa de Francia 38 es posiblemente la más hostil que se ha desarrollado en la historia de los campeonatos mundiales. En el ambiente ya se percibían los roces políticos entre naciones, de los cuales el fútbol no se encuentra exento. La selección que más desapruebo sufrió fue la de la Alemania Nazi, quien fue víctima de los abucheos y cánticos durante su catastrófico debut. Aquella presentación para el combinado alemán fue un duro golpe para quienes se presentaban como favoritos a llevarse la justa y una derrota más de la raza aria ante los ojos del mundo.

El que el gobierno de Adolf Hitler hubiera tomado el territorio de Austria meses atrás, les hacía creer que la unión de ambas selecciones fuera suficiente para erigirse como monarcas internacionales en tierras galas, principalmente por el gran papel que los austriacos demostraron cuatro años antes en Italia 34, en el cual llegaron hasta semifinales.

Sin embargo, su presentación fue muy contrastante para lo que esperaban, un beneplácito para los franceses que se hicieron presentes el 4 y 9 de junio en el Parque de los Príncipes. Alemania se presentó ante Suiza, una selección modesta de la cual no esperaba mucho su rival. Durante la fotografía previa del encuentro, los seleccionados alemanes posaron con el saludo nazi, lo que la afición repudio respondiendo con abucheos y silbidos de desaprobación desde el primer momento. El marcador terminó con empate 1-1 para sorpresa de los presentes, fase de octavos de final que se desenlazó en un segundo juego de desempate.

Cinco días después, el técnico de Suiza, Karl Rappan, colocó un defensa más, lo que le ayudó para tener mayor estabilidad en la parte baja y un ataque más ordenado. El resultado de aquella formación terminó con una goleada de 4-2 sobre la Alemania Nazi, lo que desató los gritos de emoción de los aficionados franceses, sin dejar de lado los abucheos y silbidos que mostraron en el juego inaugural.

Así fue como exhibieron deportivamente el régimen de Adolf Hitler en el mundial de Francia 38, el último antes de que estallara la Segunda Guerra Mundial, la cual impidió que se pudieran realizar las dos siguientes ediciones del máximo torneo futbolístico.