STEELERS-RAVENS

Steve Smith buscará vengar la afrenta de Mike Mitchell

El receptor de Baltimore y el safety de Pittsburgh le ponen un ingrediente adicional a una de las rivalidades más físicas de la NFL

Steve Smith buscará vengar la afrenta de Mike Mitchell

Si yo fuera a participar en una pelea campal, tengo a una lista de atletas que quisiera de mi lado. Steve Smith Sr., definitivamente está en esa lista.

Esa lista bien podría incluir a Mike Mitchell, el safety de los Steelers, pero la posibilidad sería que me quedara con un elemento menos incluso antes de que comenzara el combate la gresca.

Sí, Mitchell tiene una reputación de ser uno de los safeties más golpeadores de la liga. Un depredador en el “jardín central” y cuyo estilo transita esa delgada línea entre lo que es y no es legal.

Pero Mitchell no tiene ese par... de ingredientes que vuelve al receptor de los Ravens tan peligroso: algo que probar y que no conoce el miedo.

Eso ha sido el combustible durante 16 años en la NFL. Fue rechazado inicialmente porque, decían, no tenía la estatura requerida ni era lo suficientemente rápido o fuerte para jugar en una liga llena de especímenes atléticos. Smith demostró lo contrario, porque nadie que haya crecido en la sección de Los Ángeles en la que él se crio sale de ahí siendo débil.

Smith se ha ganado su reputación tanto por su productividad (dos veces All-Pro), como por no dejarse intimidar por nadie. Lo hemos visto en altercados con Aqib Talib, Kenny Vaccaro y Richard Sherman, que convierten el duelo entre Josh Norman y Odell Bechkam en un video de gatitos tiernos en YouTube. Incluso le ha roto huesos de la cara a dos compañeros de equipo. ¿Ven por qué lo quiero de mi lado en una batalla campal?

Y ahora, tras haber anunciado que es su última campaña como profesional, tiene un nuevo objetivo en mente: Mike Mitchell.

Alguna vez compañeros en los Panthers, y con estilos similares, Smith y Mitchell se distanciaron más rápido que Axl Rose y Slash. El motivo es que, según Smith, Mitchell celebró cuando Lawrence Timmons le fracturó cuatro costillas en el duelo entre Ravens y Steelers de la semana 4 de 2015.

“Se puso él solo en esa lista por estúpido”, dijo en enero Smith a ESPN al referirse a Mitchell.

Francamente, yo preferiría estar en casi cualquier otra lista que en la de Smith, especialmente ahora que no tiene nada que perder. Mitchell auténticamente se echó un alacrán al hombro.

Todo aquel que ha visto tres minutos de un Ravens-Steelers sabe que son duelos físicos, en los que si no hay sangre es porque el juego aún no ha empezado. Ahora, gracias a Smith, se tiene un ingrediente adicional que ni siquiera era necesario en una rivalidad de este calibre.

En aquella misma entrevista, el veterano receptor dijo sin tapujos que irá a buscar a Mitchell y que tiene suficiente dinero para pagar cualquiera que sea la multa que le impongan. El dinero no le preocupa, su único interés está en Mitchell pague sangre con sangre.

No sé cómo pretenda hacerlo, pero no seré yo quien le diga a Smith que no puede. Smith va a buscar la forma de cobrar venganza.

Mitchell, de acuerdo a sus declaraciones, no parece muy preocupado. Francamente no sé si eso es ser muy valiente o muy estúpido.