SEMANA 10

Gronk y Graham: Cuando los gigantes se encuentran

Los dos mejores jugadores de su posición tienen mucho en común salvo una cosa: un enfrentamiento directo

Gronk y Graham: Cuando los gigantes se encuentran
OTTO GREULE JR AFP

Rob y Jimmy.  Jimmy y Rob. No importa el orden, cualquiera de los dos te hará daño si se lo permites.

O incluso si intentas presentar resistencia.

Rob Gronkowski y Jimmy Graham son algo más que el modelo del tight end moderno, son la pesadilla de todo coordinador defensivo, que después de siete temporadas, siguen buscando la manera de frenar a dos gigantes jugando entre niños.

Bendecidos con físicos impresionantes, y tal vez más importante aún, con dos de los mejores pasadores de la historia, Gronkowski y Graham se han adueñado de los emparrillados desde que llegaron juntos a la NFL separados por solo 53 jugadores en el draft de 2010. Lo increíble es que Jermaine Gresham fuera seleccionado antes que estos dos.

El domingo, después de siete años, finalmente Jimmy y Rob se encontrarán en un emparrillado de la NFL.

En 2013, los Saints de Graham visitaron New England, pero en ese momento Gronkowski se lesionó la rodilla en una grotesca jugada en el último cuarto de una paliza ante los Browns, lo que lo ausentó del encuentro y de otros nueve esa temporada. En una macabra coincidencia, Graham bien pudo no haber jugado, pues no logró recepción alguna a los seis pases que Drew Brees lanzó en su dirección.

En esta ocasión ambos prometen ser factor y la evidencia es contundente.

Gronkowski ha sido el mejor amigo de Brady dentro del campo, sus números no mienten. Más de 6000 yardas, 68 touchdowns y un campeonato del Super Bowl. Pero la dupla será puesta a prueba por la ‘Legion of Boom’, que tiene cuentas pendientes con los Patriots.

Graham no cayó en terreno cómodo cuando los Saints lo cambiaron a Seattle hace dos años. Pero durante sus cinco temporadas al lado de Brees, es difícil distinguir sus números en comparación con los de Gronk. Acumuló 78 recepciones y 373 yardas más, y apenas tres touchdowns menos. Claro que también tuvo el beneficio de la salud al participar en 13 encuentros más.

Pero una vez en Seattle, Graham cayó en un sistema que no le favorecía, con un quarterback propenso a improvisar y que no supo sacarle, de inicio, provecho a su talento y sus dotes físicos. Pero la marea parece cambiar a favor de Graham.

Viene de gozar su mejor juego con el uniforme de Seattle, y lo hizo de forma espectacular con dos touchdowns, ambos con una sola mano. Ahora intentará repetirlo ante la segunda mejor defensa de la NFL.

Así que cuando las generaciones futuras hablen del draft de 2010, hablarán de la generación dorada de los tight ends.

De Rob y Jimmy, del ‘Gronk Spike’ y del ‘Graham Dunk’ (al menos hasta que la NFL lo prohibió). De dos gigantes que alteraron su posición para convertirla en un arma letal. De dos gigantes que, al fin, se encuentran.