Eliminatorias Concacaf

Honduras y El Salvador: El día que inició "La Guerra del Fútbol"

El Salvador y Honduras comparten grupo con México y Canadá rumbo al Mundial de Rusia 2018. Catrachos y cuscatlecos se enfrentaron en un conflicto bélico en 1969.

México DF
0
Honduras y El Salvador: El día que inició "La Guerra del Fútbol"

El suicidio de Amelia Bolaños, una joven de 18 años, el 8 de junio de 1969, tras la derrota de El Salvador 1-0 en Honduras, fue el pretexto que detonó una de los conflictos bélicos más absurdos de la historia: la "Guerra del Futbol", también conocida como la "Guerra de las 100 horas".

El Salvador y Honduras buscaban el boleto para el Mundial de México 1970 y tras años de encono, la eliminatoria rumbo a la Copa del Mundo fue el ridículo pretexto para iniciar la guerra.

Tras el suicidio de Bolaños, el diario salvadoreño El Nacional publicó: "Una joven que no pudo soportar la humillación a la que fue sometida su patria" y el funeral, al que acudieron el Presidente Fidel Sánchez Hernández, todos sus ministros y el plantel completo de "La Selecta", fue transmitido en vivo por la televisión de aquel país.

Ese hecho encendió los ánimos de cara al partido de vuelta, que se disputó el 15 de junio en San Salvador y que ganaron los locales 3-0. Los hondureños fueron transportados al estadio, y después al aeropuerto, en vehículo militares. Dos hinchas visitantes resultaron muertos y 150 autos con placas hondureñas fueron incendiados, como relató el periodista polaco Ryszard Kapuscinski en su extraordinario reportaje llamado, precisamente, "La guerra del fútbol", que aparece en el libro del mismo nombre.

Las fronteras entre ambos países se cerraron después del encuentro. El desempate se celebró el 27 de junio, en el Estadio Azteca y ahí El Salvador, con un apretado 3-2 consiguió por primera vez la clasificación a una Copa del Mundo.

Casi 20 días después, el 14 de julio, la Fuerza Aérea de El Salvador realizó un sorpresivo ataque sobre varias ciudades hondureñas. Los combates duraron cuatro días. El 18 de julio la Organización de Estados Americanos (OEA) negoció un alto al fuego pedido por El Salvador y las hostilidades terminaron dos días después.

Es evidente que el futbol fue utilizado como pretexto para arreglar, por la vía de las armas, un conflicto fronterizo que tenía más de un siglo. Según datos estimados por la OEA, murieron entre 4 mil y 6 mil civiles, y alrededor de 100 mil salvadoreños, en su mayoría campesinos, fueron deportados desde Honduras.

Más allá de la guerra, la participación de El Salvador en su primera Copa del Mundo fue decepcionante. Integró el Grupo A junto al anfitrión, México, la Unión Soviética y Bélgica. Fue goleado por el Tri 4-0, cayó 2-0 ante los soviéticos y recibió tres goles de los belgas: nueve goles en contra y ninguno a favor. Ni un campeonato del mundo hubiera valido la pena por todas las vidas que se perdieron en la llamada "Guerra del Fútbol".

Rumbo a Rusia 2018, El Salvador recibe a Honduras el 25 de marzo y pagará la visita cuatro días más tarde.