NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

Messi no es definitivo

Ciudad de MéxicoActualizado a

El 10 de agosto del 2021 fue un día histórico para el fútbol, fue el día en el que Messi fichó por el PSG. El movimiento generó muchísimas reacciones; hoy por hoy ya no solo tenemos especulaciones, tenemos una realidad.

Hace unos días en mis redes sociales me preguntaron: “¿Quién le hace más falta a quién, Messi al Barça o el Barça a Messi?”. Me costó muchísimo contestar. Ambos viven un muy mal momento y tampoco creo que la respuesta era seguir juntos en esa relación que ya parecía más tóxica que productiva.

Después del partido de ayer en octavos de final de Champions entre el PSG y el Real Madrid, la respuesta la tengo clara. El Barça tiene un futuro; lejano, complicado, incluso dudoso, pero tiene un futuro. Messi, ya no.

Son por lo menos siete años en los que Messi no existe en Champions. Desde la última que ganó el Barcelona en la temporada 2014-2015, final en la que, cabe mencionar, tuvo más peso Neymar que el argentino. Ya no es ese jugador determinante, que marca diferencia; vive de glorias pasadas y de su nombre. En fases definitivas de Champions, no solo no es el mejor del mundo, es uno más; a veces, incluso, uno menos.

Ayer falló un penalti y un tiro libre a una distancia que es su especialidad. En cuanto entró Neymar al campo fue víctima de su obsesión de jugar con el brasileño. Era predecible, poco creativo y fácil de defender; solo quiso asociarse con él.

No estoy juzgando solamente por un partido. Esta temporada lleva siete goles en 19 partidos en todas las competiciones que disputa el PSG; es decir, estamos hablando de la poderosa y competitiva liga francesa. Messi lleva ocho asistencias, todas ellas en la Ligue 1.

A todos los que como yo somos aficionados culés, Messi es gran parte de nuestra historia, es un referente del club, del fútbol y puso al Barcelona en el mapa. Por eso siempre habrá que estar agradecidos. Pero, a pesar de lo tanto que dolió la salida de Messi, llegó en el mejor momento: ya no quería estar, tenía secuestrando al club y el costo-beneficio de mantenerlo era carísimo. Messi desde hace varios años no es definitivo.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?