Huele a Mundial, huele a Qatar

Es increíble pensar que el próximo año tendremos Mundial de fútbol. La pandemia cambió nuestra noción de tiempo; entre el encierro, que vivimos un 2020 completamente aislados y fuera de la rutina, de la cotidianidad y la normalidad, así como el ajuste de los calendarios deportivos, ha sido una espera atípica y sumamente rápida.

El de Qatar será el primer Mundial en la historia que se juegue en el invierno boreal, así que tenemos un ingrediente extra para este camino nuevo que nos trae recuerdos viejos. Por otra parte será la última Copa del Mundo que reciba 32 selecciones, ya que para 2026 la justa tendrá 48 participantes.

Ya se han repartido algunos boletos, aunque estamos en espera de 20 selecciones. Ya hay algunos países y figuras que agotaron sus posibilidades y que, desde ahora, extrañaremos en la fiesta más grande del fútbol. Qatar está dentro por ser el país anfitrión y además de la enorme inversión que han hecho en su liga local con el objetivo de crecer su fútbol, su selección se ha preparado desde hace algunos años tras haber sido invitados a la Copa América y la Copa Oro. El proyecto parece haber tenido resultados porque se coronaron campeones continentales.

Europa, confederación que normalmente carga con los equipos competidores y contendientes ha arrojado a sus primeros representantes.

Dinamarca, que es hoy por hoy la selección más regular y competitiva del mundo. Dejaron un sabor de boca espectacular en Rusia 2018 y en la Euro 2020 y lograron mantener el nivel hasta ser un equipo muy temido. Ojalá sigan igual de inteligentes y usen a su favor el poco más de un año que falta para llegar en su mejor rendimiento.

Alemania, siempre candidato, está dentro después del golpe del último Mundial, con una nueva generación.

Francia, los actuales campeones, se ven todavía más fuertes que en 2018, un grupo de jugadores todavía jóvenes, pero con más experiencia, una selección llena de cracks. Por ejemplo: Benzema, que es el delantero más consistente en la actualidad, y Mbappé, que estará en el mejor momento de su carrera para firmar su nombre en la historia.

Una España dividida: muchas personas aplauden y apoyan a Luis Enrique como técnico y muchas otras están en contra, desilusionados y exigentes de un fútbol menos aburrido y más vertical. Hasta ahora, esta selección tan joven ha dado resultados.

Bélgica y Croacia, otras dos selecciones que en Rusia demostraron que no es un golpe de suerte que el foco mundial esté en ellas. Croacia, con un medio campo ordenando y estructurado. Bélgica tiene gol y es una selección muy rápida y difícil de defender.

Suiza ha logrado colarse en las últimas citas importantes y, aunque no despliegan un fútbol muy atractivo, defienden bien y encuentran oportunidades. Serbia repite en la máxima fiesta del fútbol con el objetivo de llegar más lejos que hace cuatro años, cuando se quedó en la fase de grupos.

Inglaterra es otro que quiere quitarse el mal sabor de boca. Es cierto que en Rusia cayó hasta la instancia de semifinales, pero lo hecho por los 'Tres Leones' en Mundiales y Eurocopas en el pasado próximo fue realmente vergonzoso. Esta es la generación de la esperanza, que ha subido de categoría tanto a nivel de clubes como a nivel nacional.

Tras haber sido el gran ausente en Rusia, 'La Naranja Mecánica' está de vuelta, con sed de revancha y hambre de triunfo. Tienen una cita pendiente con la historia en lo que a Copas del Mundo se refiere.

El primer clasificado de América fue Brasil, nada más y nada menos que el pentacampeón de mundo. Fueron humillados en Mineirao en 2014 y no lograron las semifinales en Rusia contra una Bélgica que claramente los superó. Neymar, la gran figura del fútbol brasileño, ya declaró que tras Qatar se retirará del fútbol. Comparado a sus estrellas de antaño, no se ve en el futuro próximo quién pueda hacerles sombra.

También se clasificó Argentina al final de la Fecha FIFA de noviembre; será el último Mundial de Messi y querrá terminar con un título que disipe todas las dudas sobre su rango en la historia del fútbol; quieren a sacudirse la derrota de Brasil 2014.

Mucho es el camino que falta por recorrer. Muchas las selecciones que siguen peleando por un lugar para estar en la máxima fiesta del fútbol el próximo año. En ese tiempo, todo puede pasar. Estamos tan cerca y tan lejos que ya huele a Mundial, ya huele a Qatar.