Barca: dejar de buscar culpables y encontrar soluciones

Como aficionada al Barcelona es muy triste lo que se está viviendo en el club. Es más triste que no se vea el problema de fondo y que solo se destrocé a la institución y sus figuras; a su historia, su filosofía y sus logros. Estamos ante una de las peores crisis del equipo en su historia.

Desde hace 34 años no arroja tan malos números. Desde el 2000 no sumaba tantas derrotas. Tiene muy poco gol y en el banquillo carece de quién pueda ayudar en este rubro. En el 2003 Laporta toma la presidencia y para el 2009 el Barca se corona como el mejor equipo de la historia al ser el primero en lograr el sextete.

Koeman es ahora señalado como el principal culpable, y que fácil sería si en realidad lo fuera. Pero tenemos la memoria muy corta. Hace no mucho era Setíen y antes de él, Valverde y Luis Enrique. El villano mayor, Bartomeu, a quien nunca defenderé, pero para una crisis de este tamaño, muchos deben de estar haciendo mal, durante mucho tiempo. Juzgar ahora a Laporta es injusto por el tiempo, los pocos recursos que tiene y el estado en que recibió al club.

El Sol no se tapa con un dedo, pero desde hace mucho no queremos ver la realidad. Que es solo responsabilidad del club y que no es sano comparar constantemente con las circunstancias de otros equipos; qué hay que decir, han hecho mucho mejor las cosas. Es momento de una introspección fuerte, honesta y constructiva.

He oído a muchos aficionados culpar la falta de liderazgo en el campo, pero no nos engañemos, el último líder del Barcelona se llamaba Carles Puyol. Messi nunca fue ese personaje que pusiera peso en el pasto para dar un grito, orden o ejemplo; nunca fue ese tipo de líder. Para los de memoria corta, Messi estuvo en la remontada de la Roma, del Liverpool y en el 8-2 del Bayern. Y en los pocos meses que lleva en el PSG, tampoco lo veo brillar en una liga mediocre y menos competitiva.

Sin buscar ni víctimas ni victimarios, sin ser verdugos y tratar de cortar cabezas y señalar culpables. Sin pensar que el clásico resolvería todo ¿qué ha llevado al Barca a la crisis tan profunda en la que está hundido ahora?

En primer lugar grandes inversiones mal hechas. Cuando el Barca tenía dinero por la venta de Neymar, todo el mundo lo sabía. Estaba en la peor posición para comprar: con dinero, prisa y el foco en su próximo movimiento. Se invirtió en Dembelé y Coutinho que no salieron como se esperaban y fueron contrataciones muy caras.

En segundo lugar cuenta mucho el factor Messi. Que sus contratos, independientemente de lo económico, desbalancearon al club dándole un poder y un peso que no eran reales: en toma de decisiones y derechos de imagen, por poner dos ejemplos. No era proporcional lo que Messi generaba, con lo que se gastaba en él, porque entonces el Barca no estaría en crisis económica y números rojos desde hacer varios años.

Así como con Messi, hubo muchas vacas sagradas que fueron intocables durante años, pero que se fueron haciendo viejos y que nunca se buscó un reemplazo, un plan b para una etapa que como todas, debe de terminar. Una estrategia para cualquier eventualidad: lesiones, ventas, baja de rendimiento, decisiones tácticas, institucionales, etc. El futbol es tan cambiante como la vida misma.

Por más obvio que parezca nadie previó que todo lo que sube, tiene que bajar. En su momento cada una de las partes del club se sentó a contemplar su propio gloria y no ha planear la decadencia lógica que le seguiría. Jorge Valdano dice que en la crisis es el peor momento para actuar, que los cambios deben de venir en el culmen, porque es cuando no se tiene prisa, no hay presión y si claridad.

La respuesta para el Barcelona es muy clara y está en las bases. Está en su origen. En la Masía, misma que en aquel 2009 histórico no sólo consiguió todo lo que se peleaba, no sólo fue el mejor plantel de la historia, sino que fue prácticamente gratis. Una filosofía, un estilo de juego, un escudo y un equipo con varios corazones que latían como uno solo. Hay que ser pacientes, hay que ser valientes. Hay que dejar de buscar culpables y encontrar soluciones.