CRUZ AZUL

Cruz Azul pierde ante Columbus Crew en final de Campeones Cup

La Máquina cayó en el Lower stadium e hizo más profunda la crisis que le aqueja: de sus últimos ocho partidos solo ha podido ganar uno

Ciudad de México
0
Cruz Azul pierde ante Columbus Crew en final de Campeones Cup

Cruz Azul perdió 2-0 ante Columbus Crew en la final de la Campeones Cup, en partido realizado en el Lower stadium.

Los torneos creados en el área de Concacaf en los que participan los clubes de Liga MX dejan de ser ninguneados y menospreciados hasta que se consuman fracasos como el de Cruz Azul de esta noche.

Entonces, estos torneos con poco o nada en juego sirven para desnudar crisis como la que, lamentablemente, también está consumada en el actual campeón de la Liga MX.

Lo preocupante para el equipo de Juan Reynoso no es haber perdido ante el Crew en la final de un torneo que parece sacado de la manga, sino lo que esta derrota viene a confirmar: la Máquina está muy lejos de encontrar su mejor versión, esa que la llevó a acabar con la maldición de más de dos décadas sin título.

El 2-0 en Columbus enciende alertas en el seno cementero porque, de sus últimos ocho partidos, entre Liga MX, Concachampions y Campeones Cup, solo han obtenido un triunfo. Así la gravedad mayúscula de un partido que, hasta antes de su inicio, era menospreciado.

Cruz Azul se encontró muy rápido abajo en el marcador en una jugada circunstancial, un accidente puro de futbol que a cualquiera le puede suceder. Pero no cualquiera tiene la poca capacidad de reacción que mostró la escuadra cementera para revertir esta desventaja.

Corría el minuto tres cuando Lucas Zelarayán cobró un tiro libre con un centro al corazón del área cementera, en su intento de despejar, Ángulo peinó el balón en dirección a su propio arco y venció a Corona para un claro autogol.

Hay jugadores que en la temporada de la conquista de campeonato asumieron la responsabilidad de echarse a este equipo en hombros, pero que hoy están alejados de ese nivel, aportando a la crisis.

Rivero, Romo, Orbelín se han dejado llevar por la mala inercia de esta racha de Cruz Azul y así resulta aún más complicado para la Máquina poder competir a nivel, tal y como quedó demostrado ante Columbus.

Es verdad, a Cruz Azul no se le puede reprochar no haber ido a buscar el empate, sería injusto hacerlo. Los celestes estuvieron colgados del área del rival, le apedrearon el rancho, pero de nada sirvió la cantidad de embates si estos eran predecibles, apostando más a la fortuna que a un gesto técnico para vencer la férrea defensa que impuso el Crew.

Ahí sí se le puede fincar responsabilidad a Juan Reynoso, en lo descompuesto que juega su equipo, en lo amorfo de su estilo para irse al frente.

El infortunio cementero quedó aún más sentenciado cuando en la segunda mitad, el recién ingresado Jonathan Rodríguez, voló su disparo cuando se había plantado de frente al arco rival. Era apenas el minuto dos del complemento, la historia hubiera cambiado, pero el charrúa tampoco anda.

Al minuto 75, José de Jesús Corona se equivocó y facilitó el remate de Mensah, un martillazo seco que hizo cimbrar las redes cementeras para el 2-0 definitivo.

Lo que restó del encuentro fue un concierto de enojo y desesperación cementera, el clímax de la crisis.