Mbappé y el Madrid, una historia de éxito

Kylian Mbappé jugará en el Real Madrid. Es un hecho. La gran pregunta es cuándo, ¿será este verano o la próxima temporada? Tarde o temprano el francés llegará a la capital española.

Independientemente de fichajes, ofertas, contratos y personajes involucrados, vale la pena estudiar la actitud y decisiones de Mbappé, quien parece no hacer nada de casualidad y tener muy claro el camino que quiere que tome su carrera.

En 2017 tuvo oportunidad de llegar al Madrid; cuando todavía militaba en el Mónaco el conjunto blanco ofertó por el delantero. La decisión en ese momento fue irse al PSG, lo cual podría parecer una contradicción con el deseo, casi terquedad, que muestra ahora por llegar al Real Madrid.

La oferta del PSG era económicamente buena, además de futbolísticamente atractiva. Con 18 años sería titular del equipo parisino y podría vivir con su familia. Muy joven entendió que en ese Madrid no tenía oportunidad, la delantera no tenía hueco para él. Con Cristiano, Benzama y Bale en buena forma, una promesa del fútbol no va a tener minutos. Cabe aclarar que el Madrid tampoco insistió, era mucho dinero para un jugador tan joven que había tenido una buena temporada.

En ese momento necesitaba minutos, fogueo, experiencia, fútbol. Necesitaba en lo personal vivir con sus padres, desarrollarse, era una gran oportunidad vivir en su país. Ambas partes supieron leer la situación. Ahora pareciera que entendieron que su relación se daría a largo plazo y que tendrían que vivir su proceso para poder reencontrarse en el momento perfecto.

Ahora las circunstancias han cambiado. El Madrid está pensando en un fichaje para el presente y para el futuro. Tan es así que han hecho una buena primera propuesta por un jugador que será gratis en cuatro meses. Con esto muestra interés y respeto por el PSG y, sobre todo, por Mbappé, quien tampoco ha ocultado su deseo por vestir de blanco. Parece el inicio de un romance fantástico.

Mbappé ha mostrado desde los 18 años que quiere el protagonismo que en 2017 no lo iba a tener en Madrid y que en 2021 no tendrá en París. Quiere el peso, la responsabilidad, el reflector, la presión y los aplausos. El talento no le falta. Veremos si en el entorno adecuado logra desarrollar todo lo que proyecta; claramente, el PSG no ha sido el escenario para eso. En principio, el Madrid y la actitud del futbolista pintan para ser una historia de éxito.