Selección Mexicana

La Selección Mexicana clama, una vez más, contra el ‘grito homofóbico’

Guillermo Ochoa y Gerardo Martino exhortaron a la afición del Tri a ‘respetar al rival’ y a abandonar el ‘ehhh pu...’ dentro de los estadios.

Denver
0
Guillermo Ochoa durante un partido del Tri
David Leah Mexsport

La batalla que la Selección Mexicana y Concacaf han librado contra el ‘grito homofóbico’ desde 2017 vivió otro episodio dramático el pasado 3 de junio en el Empower Field at Mile High, en Denver, durante la segunda semifinal de la Concacaf Nations League. La afición mexicana dedicó ‘eehh pu...’, en al menos dos ocasiones, al portero costarricense Leonel Moreira. La más notoria, en la segunda mitad, cuando el guardameta amagó un despeje ante la desaprobación de los seguidores del Tri. Fue entonces cuando el protocolo anti-discriminación de FIFA y Concacaf entró en acción: el árbitro guatemalteco Bryan López detuvo el partido por espacio de tres minutos. La conducta de la afición se detuvo y el ‘grito homofóbico’ cambió a una alternancia entre abucheos y vítores a la Selección Mexicana. López ordenó que el encuentro prosiguiera, pero pudo haber decretado su suspensión en cualquier momento.

De acuerdo a los protocolos de FIFA y Concacaf, si el árbitro considera que no existen condiciones para que el partido continúe, la asociación cuyos aficionados hayan causado la interrupción del mismo será sancionada económica y deportivamente. Los castigos pueden llevar, incluso, a la revocación del resultado y a la eliminación de la competencia en juego. Es por ello que en video-conferencia de prensa, Gerardo Martino y Guillermo Ochoa, entrenador y portero de la Selección Mexicana, respectivamente, rogaron a la afición cesar la entonación del grito a fin de evitar una reprimenda irreversible.

“Les insistimos que dejemos ese grito que no nos deja nada. Nos está afectando. A los aficionados en el estadio mañana y en los siguientes partidos, en la gira en Copa Oro, en eliminatorias; hay que dejarlo ya. Se los pedimos nosotros, los jugadores de la Selección, cuerpo técnico, porque eso a la larga nos puede perjudicar. Les pedimos que nos dediquemos a disfrutar el partido y apoyar a los jugadores”, exigió Ochoa. Martino secundó a su guardameta: “Evitemos que la toma de decisiones de las autoridades vaya a un extremo en el que no podamos hacer nada. Más de lo que hemos dicho a la gente, las autoridades, los futbolistas, nosotros ya no podemos hacer más. Sería bueno que, por favor, escuchen este llamado de atención que todos tratamos de hacer y que tengan respeto”.

TE PUEDE INTERESAR: Herrera sobre 'Chicharito' y Jiménez: "Se les extraña"

La final de la Concacaf Nations League entre México y Estados Unidos también estará vigilada por el mismo protocolo. El primer paso consiste en un mensaje de la megafonía del estadio. El segundo es la suspensión del partido; en ese escenario, el árbitro está facultado para ordenar que los futbolistas vuelvan a sus vestidores y permanezcan allí durante 10 minutos. Si la conducta de los aficionados persiste, el partido será cancelado definitivamente. Varios oficiales de Concacaf monitorean constantemente al público en las gradas desde la cancha, detrás de las porterías y sobre las líneas laterales, para detectar a quienes profieran el grito y expulsarlos del estadio.