Temas del día Más temas
Puebla PUE
1
Santiago Ormeño 53',Amaury Escoto 95'
Finalizado

PUEBLA-SANTOS

Puebla derrota 1-0 al Santos Laguna en la semifinal de vuelta

No le alcanzó a la Franja con el gol de Santiago Ormeño y los Guerreros se medirán en la final del Guardianes 2021 al Cruz Azul

Ciudad de México
Puebla derrota 1-0 al Santos Laguna en la semifinal de vuelta
Jose Luis Melgarejo Mexsport

Santos Laguna será el rival de Cruz Azul en la final del Guardianes 2021 a pesar de la derrota de 1-0 (3-1 en el global) sufrida ante Puebla en el estadio Cuauhtémoc.

No hubo milagro para la Franja y ni cerca estuvo de haberlo, la verdad. Fue como si el equipo dirigido por Nicolás Larcamón ya no estuviera para más, como si lo corto de su plantilla, por fin, le pasó factura y ya no alcanzó con el puro corazón.

Ahí quedará en el anecdotario estadístico la buena campaña que realizaron los de Angelópolis en este Guardianes 2021, donde culminaron como tercer lugar general cautivando con un futbol alegre, lleno de pasión, que les dio para alcanzar las semifinales, donde se toparon con un rival de mayor experiencia, con una plantilla de jerarquía, que pasó la eliminatoria sin apuros, simplemente, imponiendo su calidad.

Se esperaba que Puebla saliera feroz contra la meta de Carlos Acevedo y que Santos iba a meter hasta el camión para cuidar la cómoda ventaja conseguida en el duelo de ida de 3-0, pero no pasó ni una ni otra.

La Franja se desinfló, es la verdad, y muchos de sus futbolistas salieron a la cancha del Cuauhtémoc ya con la estaca clavada en el corazón, lo que hizo carburar muy tarde al equipo.

El colombiano Omar Fernández y el uruguayo Christian Tabó, motores del conjunto camotero, no fueron los de otras noches y eso derivó en que los intentos ofensivos del Puebla fueran, además de predecibles, desordenados, nada que siquiera pudiera hacerle un rasguño al sólido esquema de Guillermo Almada.

Santos, por su parte, rompió la lógica y, lejos de encerrarse en su campo, le plantó el reto a la Franja y lo atacó, sin demasiada intensidad, siempre guardando la forma, pero con la mira hacia el frente.

Cuando Puebla llegó a apretar, que fue en los primeros quince minutos de la segunda mitad, los laguneros se lo tomaron con seriedad, deslindados por completo de cualquier exceso de confianza y recorrieron unos metros para atrás para alejar el peligro, calmar las aguas y bajar la cortina.

Aún así llegó el gol de Santiago Ormeño al minuto 53. El atacante llevaba cinco partidos sin anotar, justo los mismos que llevaba el equipo camotero sin convertir. No era para menos pensar que se podía venir el vendaval inspirado de los locales. Pero no, el fuego fue pagado rápidamente por Santos Laguna.

Después del minuto 75, la verdad es que los minutos corrieron lentos, con un peloteo soso que, a todas luces, era lo que le convenía a los Guerreros. Fue en ese lapso donde las carencias del Puebla salieron más a relucir y a confirmar, tristemente, que con puro corazón no basta. La plantilla ya no le dio más Larcamón que tiró el arpa amonontando hombres al frente, buscando una pedrada al área que conectara a gol. Nunca llegó.