CRUZ AZUL

El aporte de ‘Pol’ Fernández a Cruz Azul

En AS México analizamos el rendimiento – de datos y táctico - del volante argentino en su segunda etapa en la Máquina.

Argentina
El aporte de ‘Pol’ Fernández a Cruz Azul
Carlos Ramirez MEXSPORT

Guillermo “Pol” Fernández, de 29 años, lleva jugados en lo que va del Guardianes 2021, 10 partidos, 6 desde el once inicial, y 4 desde la banca, con los que suma un total de 687 minutos en campo. Ha convertido 2 goles, logrado 9 tiros a gol, y ha tenido 7 participaciones en jugadas que han terminado en goles, de los 21 que ha anotado La Máquina, hasta el momento.

“Pol” es un mediocampista ofensivo, de técnica y jerarquía, reconvertido en su última etapa en Boca Juniors a un mediocampista mixto. Rol que está desempeñando en Cruz Azul, con más funciones defensivas, además de las ofensivas, que las que tenía en el cuadro argentino, en un sistema con mucha versatilidad. Un futbolista con muy buenas capacidades técnicas a las que le ha sumado recorrido en sus últimos equipos y hoy lo demuestra siendo uno de las piezas clave del puntero del Clausura.

Dentro de estas condiciones técnicas, la capacidad pasadora del volante diestro de Cruz Azul es una de sus mayores virtudes. Si de números hablamos, en sus diez participaciones ha alcanzado un 91.9% de precisión en los pases. De un total de 351 pases, 324 han sido con éxito. Con un alto porcentaje de pases acertados en el último tercio de campo rival de un 85.6 % (ver radar).

En cuanto a la conducción de balón, el mediocampista de la Máquina ha generado hasta el momento, un total de 182 pases, de los cuales 152 fueron con éxito, es decir, pases que avanzaron más de 10 metros hacía la portería rival.

Un 24% de esas acciones se iniciaron en la mitad del terreno de juego, con mayor preponderancia hacia carril izquierdo. Incluso, el número de centros que ha convertido el argentino prevalece por sector izquierdo por sobre el derecho.

Otro valor a mencionar es el desequilibrio en el 1vs.1 ofensivo con un 73.33 % de duelos ganados, y a la hora de regatear alcanza un 1.27 de regates completados.

Si hablamos de la capacidad para crear peligro asociándose con sus compañeros, la Construcción xG (las veces que el futbolista ha participado en una jugada que acaba en remate al arco) del mediocampista es alto, de 0.42 por 90 minutos.

Desde el aspecto táctico, en la fase ofensiva participa del juego asociado, tiene cambio de orientación, y siempre está en situación de apoyo en el ataque. Tiene la capacidad de identificar cuándo y a dónde desmarcar, por lo que la estructura de ataque está bien ocupada. Es un mediocampista que llega a posición de remate, y ocupa muy bien las zonas donde pueden caer los rechazos.

Su posicionamiento, por su entendimiento del juego, siempre está de la mitad del campo del lado de la pelota, siempre. Esto le permite aportar al equipo tanto en el aspecto ofensivo, al ser apoyo cuando el ataque progresa organizado y desde lo defensivo, al estar siempre cerca del sector de la posible pérdida para actuar, presionar e interceptar (ver radar: intercepciones).

Es decir que una de sus virtudes se centra en que puede eventualmente no tener un quite rápido, pero siempre tiende a posicionarse rápido.

Tiene buen posicionamiento defensivo con inteligencia para insertarse - cuando el momento del juego lo requiere - a la línea defensiva, para cubrir funcionalmente el espacio de fondo, generar superioridad numérica dentro del área o sostener su propia marca, las rupturas de ésta (ver imagen siguiente) o las incorporaciones de rivales al ataque.

En fase defensiva, ha ganado el 53% de los duelos defensivos, y en cuanto a pelotas recuperadas en campo rival, el número asciende a un 58%. Asimismo, tiene un buen porcentaje de balones recuperados en disputa con un total de 18 y un porcentaje del 48%.

En ofensiva es muy hábil para posicionarse en espacios libres y tiene una muy buena intención de pase, tanto entre líneas, como profundo o filtrado, y tanto en ataque organizado como tras la recuperación.

Muy relacionado con la gestión del juego, siendo muy inteligente y efectivo para transferir la progresión del ataque a zonas de finalización.

ABP

En relación a las ABP en contra, participa nuevamente como apoyo en zonas cercanas al borde de área, sin ser uno de los principales en tomar marcas.

En las ABP ofensivas o está en zona de rebote o en posiciones defensivas. Ocupa muy bien las zonas de rechazo del rival y de esa manera aprovecha para atacar nuevamente luego de capturar rebotes.

Todavía no ha sido muy eficaz o bien puede sacarle más utilización a su remate de media distancia.