Actualidad

El contagio de COVID-19 del Presidente de Argentina no debe reducir la confianza en las vacunas

Aunque Alberto Fernández enfermó estando ya vacunado, el biológico ayudará notablemente a que el padecimiento no sea grave.

Mexico City
El contagio de COVID-19 del Presidente de Argentina no debe reducir la confianza en las vacunas
ESTEBAN COLLAZO AFP

Gran preocupación causó en el mundo el anuncio que hizo el Presidente de Argentina, Alberto Fernández, de que dio positivo por COVID-19 en una prueba inicial y que permanece aislado con síntomas leves, a pesar de haber sido vacunado en enero.

El mandatario de 62 años, se había inoculado el 21 de enero pasado con la primera dosis de la vacuna rusa ‘Sputnik V’, que ya se aplica también en México, y días después recibió la segunda. Por ahora está esperando la confirmación de una prueba PCR.

En tanto, el instituto Gamaleya, a cargo de la vacuna rusa, reaccionó vía Twitter asegurando que el biológico “Sputnik V” es 91.6 por ciento efectiva contra la infección y 100 por ciento efectiva contra los casos graves. Si la infección es confirmada y ocurre, la vacunación asegura una rápida recuperación sin síntomas severos.

Esto fue confirmado por el mismo Fernández, quien expresó “No tengo la menor idea de cómo me contagié. Soy alguien que se cuida mucho. Si no fuera por la vacuna, la estaría pasando muy mal”.

Y es que se ha demostrado que ninguna de las vacunas utilizadas contra el nuevo coronavirus elimina por completo las infecciones entre los inoculados, aunque los estudios muestran que reducen drásticamente la tasa de infección y su gravedad.

De hecho, las posibilidades de contagio después de recibir alguna de las vacunas son mínimas. Los estudios demostraron que aun cuando alguien contraiga COVID-19 luego de haber recibido la vacuna, es poco probable que la enfermedad sea grave.

Las vacunas antigripales son menos eficaces que las vacunas contra el COVID-19 , pero pueden protegerte de una gripe más grave y evitar la hospitalización. Las vacunas contra la COVID-19 son incluso más poderosas que estas últimas.

Luego de comenzar a aplicar los diferentes biológicos, se pudo observar que casi todas presentan efectos secundarios similares que no duran mucho, entre uno y tres días.

Algunas de las personas que recibieron las vacunas alrededor del mundo, informaron que tuvieron dolor en el sitio de la inyección, fatiga, dolor de cabeza y dolor muscular, pero las reacciones adversas graves no son habituales y los efectos secundarios son más frecuentes luego de la segunda dosis.

Así que el caso del Presidente Alberto Fernández no debe desalentarnos de vacunarnos en cuanto nos toque recibir una o las dos dosis, la inoculación ha demostrado que se reduce considerablemente el riesgo de padecer la enfermedad de forma grave y que el padecimiento termine en un fallecimiento.