ACTUALIDAD

El drama de la muerte de Leonardo “N” en el parque Xenses parece no tener fin

El menor de 13 murió luego de ser succionado por un enorme filtro del río artificial del centro recreativo, supuestamente en mal estado y que no fue reparado debidamente

Ciudad de México
0
El drama de la muerte de Leonardo “N” en el parque Xenses parece no tener fin

El 27 de marzo pasado, Leonardo “N”, menor de 13 años quien viajó desde Durango con su familia, fue arrastrado por la corriente del río artificial del parque temático Xenses, complejo de grupo Xcaret, y que se encuentra en la zona turística de Cancún, hasta un filtro que alguien dejó destapado.

Su pierna quedó atorada y su padre, el doctor Miguel Luna, trato de ayudarlo. Cuando lo sacaron tenía la pierna muy lastimada y de inmediato lo trasladaron a un hospital. Al día siguiente lamentablemente falleció.

A este ya de por sí terrible drama, se sucedieron otro hechos igual de lamentables. Primero, el doctor Luna dio a conocer el hecho y denunció que la autoridad judicial de Quintana Roo le condicionaron la entrega del cuerpo de su hijo, a cambio debía otorgar el perdón legal al centro recreativo.

El médico manifestó que incluso, se hincó ante una abogada de la Fiscalía de Quintana Roo para que le entregaran el cuerpo del menor.

Cuando el evento se convirtió en un escándalo nacional, Xcaret emitió un comunicado donde lamentó lo sucedido, no aceptó su responsabilidad y culpó de la muerte del menor a un error humano en una labor no autorizada y suspendió al trabajador involucrado en tanto la autoridad correspondiente deslinda responsabilidades y tipifica infracciones o penas.

Además, Elizabeth Lugo, directora de operaciones de Xcaret, aseguró que en 30 años de funcionamiento del parque y habiendo recibido a 45 millones de paseantes, nunca había ocurrió algo así.

En tanto, el Fiscal de Justicia de Quintana Roo, Oscar Montes de Oca, afirmó que su personal no presionó al padre, y garantizó la transparencia en el caso que se investiga como un homicidio imprudencial.

El doctor Miguel Luna no aceptó los dichos de la empresa y del Fiscal y decidió acudir a la vía legal para lograr el castigo de los verdaderos responsables y evitar la repetición de su desgracia.

No es el primer caso

Según el diario Chicago Tribune, en su nota “La familia Shorewood busca justicia en la tragedia de las vacaciones”, publicada el 2 de abril pasado, se aseguró que el niño estadunidense Brent Midlock, de 8 años, también murió en otra instalación recreativa del mismo grupo, el hotel Occidental Grand Flamenco Xcaret, en 2003.

Presuntamente, en este incidente, Brent también fue succionado por un sistema de filtración, pero de una alberca.

Según la nota, la familia Midlock creyó que su hijo Brent había sido plagiado mientras nadaba en la piscina, pero 24 horas después, encontraron el cuerpo “con los brazos extendidos; la cabeza, el pecho y los brazos, pegados a las piernas. Una presión de 600 libras por pie cuadrado lo había succionado por la espalda y lo hizo desaparecer en menos de un segundo en un tubo de 30 centímetros de diámetro”.

Ante esto, los Midlock presentaron el 9 de julio de 2003 una demanda por 100 millones de dólares en una corte de Illinois, Estados Unidos contra los dueños del hotel y de manera individual, contra sus socios.

Según el reporte, el caso se sigue litigando en las cortes.