Temas del día Más temas

El delantero sin gol

Vinicius es un jugadorazo, tanto que es la esperanza y el futuro del Madrid. El martes ganó el pase a cuartos de Champions contra el Atalanta y dio el mejor partido que ha tenido con la camiseta blanca. Al terminar el encuentro, Zidane le dijo: "Este es el Vinicius que quiero, el Vini que necesitamos".

Vinicius tiene 20 años y, además de promesa, ahora se ha convertido en 'El Pípila' que carga con el fútbol y las presiones del Madrid. No es normal, ni siquiera en la élite, manejar ese tipo de responsabilidades a esa edad en uno de los clubes más importantes del mundo.

¿Se ha sido injusto con el delantero o tal dureza al criticarlo es lo mínimo que exige su talento? ¿Es cuestión de tiempo? ¿Es un proceso?

La excelencia en el Madrid muchas veces está mal entendida y me parece completamente contraproducente poner esas obligaciones a un jugador tan joven, sobre todo cuando está rodeado de jugadores consolidados, de figuras. Debería de tener la misma libertad para desarrollar su carrera que la que lo hace lucir en el campo.

El discurso es un poco incongruente porque, así como es el máximo responsable, hace unos meses sonaba como moneda de cambio para el posible fichaje de Mbappé, por ejemplo. También está Hazard, que ha tenido más lesiones que minutos, pero de estar sano tendría prioridad sobre Vinicius. Jugar entre la incongruencia y la incertidumbre es muy complicado.

El talento de Vinicius es innegable, sin embargo, hay ciertos aspectos que se pueden analizar. La pregunta del millón es si las lagunas que tiene son cuestión de tiempo, trabajo y desarrollo o son fallas de origen que no lo harán alcanzar nunca el nivel que promete. Es un jugador rápido, con técnica, habilidad e intuición, pero no tiene gol. Y con el gol se nace, se crece y se muere; no se compra. La falta de gol en el brasileño es preocupante, sobre todo con la actual plantilla en la que Benzema es el máximo goleador con 19 dianas, seguido de Casemiro, con seis. Vinicius ha disputado 34 partidos en la temporada 2020-2021 y solo ha anotado en cuatro ocasiones. Números muy escasos, especial para la época post-Cristiano, quien promedió 1.03 tantos por partido en su paso por el Real Madrid.

Otra cosa que se le puede criticar es la regularidad. Vinicius no es un jugador constante, aunque esto puede ser circunstancial; puede ser una cuestión de crecimiento en su juego, de la cantidad y frecuencia de minutos en el campo, así como la capacidad para liberarse de la presión que pesa sobre él para brindar su mejor versión.

Ojalá el Madrid sea el equipo donde Vinicius pueda desarrollarse. Si está bien acompañado por un nueve natural, podría ser una ilusión para el equipo blanco como hace tiempo no la tiene. Vinicius es muy talentoso y prometedor, pese a ser el delantero sin gol.