Mbappé es un Kylian

Kylian Mbappé se lució el martes en Barcelona. Sabía que era su partido, que su actuación podía ponerlo en otro nivel. Salió mentalizado y con personalidad, con un equipo lleno de bajas por lesiones, bajas importantes. Tenía que demostrar que es la estrella que hay que fichar, que es el futuro del fútbol. Y lo hizo.

Mbappé quería dar un baile, brillar y sobresalir. Todas las circunstancias le ayudaron, pero desde el día anterior, el objetivo era clarísimo. Al terminar el partido, Pochettino en conferencia de prensa confesó que Kylian le había preguntado: “¿Cuántas veces ganaste en el Camp Nou?”, a lo que contestó: “Una, con el Espanyol”. La respuesta de Mbappé fue contundente: “Pues con la de mañana, serán dos”.

El francés firmó un hat-trick en un encuentro en el que humilló al Barça en casa. Todo con miras de convertirse en el mayor atractivo del mercado de verano, lo cual me lleva a muchas interrogantes y especulaciones. ¿El resultado de la Champions de este martes acerca o aleja a Mbappé del Madrid? ¿Esta actuación fue una llamada de atención para Florentino? ¿Está Mbappé levantando la mano o solo aprovechando las oportunidades que un muy mal Barça le dio?

Mbappé es una estrella, aunque no estoy segura si es la que necesita el Madrid. El partido del martes fue espectacular, pero no ha dado otro así o cercano a lo largo del año. La regularidad es clave para quien sea, los destellos, aunque sean brillantes, salen carísimos, no reditúan. Y hoy por hoy, en un Madrid inconsistente, es un lujo que la plantilla definitivamente no se puede dar.

Además, pensando que el Madrid se queda sin Ramos, el peso futbolístico y del vestuario tendría que caer en él. ¿Está listo? ¿Puede con la presión? ¿Tiene la pasión y la autoridad? Le sobran argumentos, herramientas y talento. Es joven, pero ya es campeón del mundo, aunque nunca en su carrera ha tenido la presión que tendría en el Madrid. La exigencia es mucha y los estándares, casi inalcanzables.

Sería el fichaje más importante para los madridistas en los últimos 12 años. Ningún fichaje ha ilusionado tanto desde que Cristiano se colgó el '7' en la camiseta blanca. ¿Con 22 años, el príncipe del fútbol francés tendrá ese empuje? ¿Es la movida más inteligente para una carrera que parece ya tener todo?

Por si le faltara algún ingrediente a esta receta tan picante, aquí hay otros factores que también juegan: ¿Mbappé querrá salir si Messi llega al PSG? ¿Messi tiene lugar en el PSG después de la actuación frente a frente con el francés? Si el PSG gana la Champions, ¿seguirá con ganas de salir si había declarado que su objetivo es ganar? ¿Influirá el paso del Madrid en esta temporada en Champions? ¿Qué proyecto tiene el Madrid que ofrecerle? ¿El proyecto es él? ¿Es suficientemente atractivo? El Liverpool que no ha ocultado su interés, ¿moverá ficha?

Parecía solo un partido de ida de los octavos de final de la Champions, pero resultó ser el detonante del futuro del fútbol europeo. Hay mucho en juego, mucho en riesgo y las cartas se van echando una a una. Messi no sacó el as bajo la manga y ahora parece un producto menos atractivo para el PSG, un problema para el Barça y un fichaje más barato para el Manchester City. El futuro del argentino se empieza a ver oscuro; son más de cinco años que camina en la fase de eliminación directa de la Champions, en los que acumula más humillaciones que goles o buen fútbol.

Messi no vio la oportunidad o no pudo tomarla; honestamente, no se cuál sea más grave. Ahora Mbappé parece la máquina que podría revolucionar al fútbol. Parece la única estrella disponible que brilla. El suyo es el fútbol más codiciado de Europa. Mbappé es un Kylian.