NFL: ¡que empiecen los playoffs!

Ya están listos los playoffs de la NFL, lo que es una sensación agridulce, porque es el principio del fin. Esta instancia parece otro deporte, porque no solo debes de tener el nivel, sino también llegar en buen momento. Pregúntenle a Pittsburgh, que los sacudieron el fin de semana después de haber sido uno de los mejores equipos de la temporada regular. De sus últimos cinco partidos perdieron cuatro y la curva de rendimiento apareció antes de lo esperado y con eso se despidieron.

Me llama mucho la atención los quarterbacks que están por disputar las finales divisionales. Además de la calidad y el ritmo, ¿qué tanto pesa el factor de la experiencia? Llevamos un par de años en los que se habla del futuro quarterback para la NFL, que la posición tendrá una evolución y que serán, además de buenos lanzadores, grandes corredores, atléticos, ágiles; mucho más movibles de lo que fueron en otras épocas.

En esta ronda divisional estarán Aaron Rodgers, con 37 años, quien para mí es el jugador que mejores decisiones toma en toda la liga, sobre todo bajo presión; Drew Brees, que llegará con 42 recién cumplidos y se rumora que anunciará su retiro al finalizar este campeonato; y Tom Brady, el mariscal de campo más ganador de todos los tiempos, con 43 años y seis Super Bowls y, lo más importante, al frente de un equipo distinto a los Patriots. A Brady no se le ve ninguna intención de retirarse. Parece que tiene en mente demostrar que es el mejor de la historia juegue con quien juegue, y esa misión la quiere lograr en esta o cualquier otra temporada.

Del otro lado de la moneda aparece Josh Allen, con 24 años y una gran campaña; es la esperanza para todos los aficionados de Buffalo que tienen una deuda histórica con el triunfo. Allen es el único recurso de la ofensiva de los Bills, pero pareciera que no necesitan otro. Veremos más adelante porque, como dije, la post-temporada es otro deporte. Y habría que preguntárselo a Lamar Jackson, quarterback de 24 años, el prototipo de “quarterback del futuro”. Lo tiene todo. Sería bueno en cualquier posición de la NFL: es ágil, rápido e inteligente. Su equipo, los Ravens, vienen de vencer a los Titanes, quienes lo eliminaron la temporada pasada tras una campaña de ensueño en la que incluso se hizo acreedor al MVP. Está a la alza y parece haber aprendido de sus errores y haber madurado lo suficiente como para aguantar la presión de sobreponerse en un partido de eliminación.

Misma experiencia que ya tiene Patrick Mahomes, quien después de haber sido eliminado, se recuperó al grado de llegar a la fiesta máxima y coronarse en un partido que, por cierto, también iba perdiendo: nos referimos al Super Bowl LIV en el que los Chiefs derrotaron a los 49ers. Con 25 años y un Vince Lombardi en su palmarés, Mahomes es el atleta ideal, lo tiene todo y el hambre parece que no sacia y que solo crece. Baker Mayfield cerró de buena manera la temporada regular, pero fue en el juego de comodines cuando realmente demostró que, con 25 años, está listo para acabar con la sequía de los Browns, la cual es mucho más longeva que él. Los de Cleveland son equipo muy incómodo, con el que será complicado jugar.

Esta post-temporada enfrentará al futuro contra la experiencia. Será muy interesante ver los recursos que cada uno podrá ofrecer. En ningunos playoffs se había notado tanto, porque en la época de los nuevos quarterbacks, parece que la vieja escuela todavía tiene mucho que decir, demostrar y enseñar. Veremos qué estilo es el más ganador, no solo ahora, sino en la historia. Ustedes, ¿con qué se quedan? Yo me quedo con la NFL. Que empiecen los playoffs.