Maradona: "Soy un jugador que le ha dado alegría a la gente y con eso me basta y me sobra"

Paula Dapena juega en el club Viajes InterRías FF en la Tercera Division de España. Ahora, Paula es noticia porque en un partido amistoso el fin de semana se negó a homenajear a Diego Maradona.

La centrocampista de 24 años decidió sentarse de espaldas durante el minuto de silencio antes de iniciar el partido. Se desató la polémica; Dapena ha recibido muestras de apoyo y solidaridad... y amenazas de muerte. Comentó: “Cualidades y habilidades futbolísticas espectaculares, (pero) no se le pueden perdonar las barbaridades que cometió”, refiriéndose a la vida del 'Diez' fuera del campo. “No se le puede perdonar por todas las atrocidades que cometió fuera del campo. Para ser jugador, tengo que ser la primera persona con valores más allá de sus capacidades”, añadió.

Maradona tenía sus claroscuros, como cualquier persona, pero esos tonos son mucho más intensos y más nítidos porque Maradona es uno de los mejores jugadores de la historia, su nombre es sinónimo de fútbol. Parte de por qué admiramos a los atletas es porque representan un estándar más alto, un ideal, así que la medida para juzgarlos no es la misma que con cualquier persona, porque no se les admira como a cualquier persona.

Esto me hace cuestionar: ¿a un deportista debemos juzgarlo por lo que es como atleta o como persona? ¿Podemos separar a la persona del deportista? A veces podría parecer que sí, somos muy exigentes y crueles con las expectativas y resultados que esperamos de los deportistas de alto rendimiento sin considerar el fondo humano, la vida, la emoción y los sentimientos que conlleva. Son esclavos de las estadísticas, de los récords, del espectáculo.

A Diego Armando Maradona se le ha considerado un 'dios', una leyenda, un adicto, un enfermo; siempre fue más que un futbolista. Tanto que en algún momento declaró: “Solo les pido que me dejen vivir mi propia vida. Yo nunca quise ser un ejemplo”. Y como futbolista fue el mejor. Gabriel Humberto Calderón, excompañero de Diego, le dijo: “No te juzgo por lo que hiciste con tu vida, te amo por lo que hiciste con la nuestra.”

Jorge Valdano hizo la distinción entre Diego y Maradona. Diego fue una persona de origen humilde y personalidad adictiva. Maradona fue un futbolista. “Si me muero, quiero volver a nacer y quiero ser futbolista. Y quiero volver a ser Diego Armando Maradona. Soy un jugador que le ha dado alegría a la gente y con eso me basta y me sobra”.