PREVIA - FINALES LNBP

Aguacateros vs. Fuerza Regia: una dinastía o una 'Cenicienta'

La Liga SiSNova llega al epílogo de su temporada 2020 con una final inédita. Aguacateros de Michoacán busca su primer título y Fuerza Regia, el tercero en cinco años.

Aguacateros vs. Fuerza Regia: una dinastía o una 'Cenicienta'
Cortesía: Fuerza Regia

El viaje apenas ha durado dos meses. El 10 de septiembre, la Liga SiSNova LNBP estrenaba con bombo y platillo, y un dejo de alivio, una temporada casi inventada, casi imposible. Un milagro administrativo necesario para salvar de la quiebra a la principal estructura competitiva del baloncesto mexicano. El curso se abrió paso entre la pandemia del COVID-19, no sin contratiempos, hasta que el acoso del coronavirus obligó a tomar un atajo. La grandilocuente 'temporada de aniversario' que la LNBP había imaginado a inicios de 2020 (20 años de vida merecen un festejo acorde), se abrevió en 'temporada corta' septiembre-diciembre y terminará en 'torneo exprés' cuya duración ni siquiera igualó al periodo de pre-temporada oficial. Pero la Liga SiSNova ha salvado sus finanzas; Sergio Ganem, presidente del circuito, asegura que la patronal reporta en números negros mientras sus partidos ya se emiten en toda América Latina. La LNBP sobrevivió al COVID-19. Aguacateros de Michoacán y Fuerza Regia de Monterrey serán los encargados de despedir la función, tan breve como vibrante. Lo harán de forma 'convenciona', l que es un decir; sin 'burbujas', a visita recíproca, a ganar tres partidos de cinco, y sin público. Porque es lo que se estila en tiempos de COVID-19, la ortodoxia es jugar a puerta cerrada y rodeados por el eco.

Frente a frente de Nicolás Casalánguida vs Paco Olmos

Calendario de las Finales LNBP: Aguacateros de Michoacán vs. Fuerza Regia

Aguacateros y Fuerza Regia, dos equipos de autor que portan el estandarte de la Liga SiSNova LNBP ante el planeta-baloncesto; por dos meses, el mexicano fue el único campeonato en activo en América Latina mientras otros sitios de referencia (Argentina, Puerto Rico, Venezuela) debatieron por medio año y con extrema paciencia sus formatos de reanudación. La LNBP debió añadir 15 milones de pesos a su presupuesto para lidiar con la logística que amerita el COVID-19 (pruebas de detección semanales; relojes inteligentes que monitorean el flujo de oxígeno en el torrente sanguíeno del usuario). Empero, el virus resistió y causó estragos. Cuatro series fueron canceladas y el COVID-19 brotó en casi la mitad de los equipos (Dorados, Plateros, Leñadores, Correcaminos, Aguacateros). Ningún escenario degeneró en una emergencia médica, pero los brotes tuvieron efectos colaterales deportivos. Pregunten a Plateros, quienes vieron rotas sus pretensiones cuando, a mitad del torneo, ocupaban plácidamente un asiento en la zona clasificatoria del sector Este. El contagio dejó de manifiesto la debilidad de cualquier estructura organizativa frente a los embates del 'enemigo silencioso'. Las más de 2,000 pruebas PCR fueron un muro de contención, no impenetrable. La LNBP nunca sopesó oficialmente la suspensión de actividades, pero el botón rojo siempre estuvo en el tablero. "Sin 'burbujas' (estadios blindados), no habríamos llegado a media temporada", sentenció Ganem.

Frente a frente de Aguacateros de Michoacán vs. Fuerza Regia

Mientras el curso tambaleaba como un castillo de naipes, Aguacateros y Fuerza Regia tomaron caminos distintos hasta el último escalón. Los michoacanos, baloncesto de ritmo alto y pick & roll con trazas de 'showtime', engatusaron a la afición con rachas de victorias incontestables (debutaron con un 101-75 ante Astros) y ráfagas de juego demencial y huracanado, producto de la prodigiosa pizarra de Nicolás Casalánguida. La historia estriba en que un día antes del cierre de registros, los Aguacateros no habían confirmado su presencia en la LNBP 2020. Es más, en mayo, a su salida de la asamblea de dueños de la liga, anunciaron públicamente que no participarían. Las condiciones que la LNBP impuso para cumplir con los protocolos logísticos y sanitarios "no coincidían con el proyecto y la visión de la institución", explicaron en comunicado de prensa. Una rectificación de última hora, literalmente, cambió el destino de la competición. De la renuncia a estar a tres partidos de ocupar el trono del baloncesto mexicano hay un solo paso.

Donald Sims y Jerome Meyinsse, exestrellas en Sudamérica, reyes del pick & roll, dominan una variedad de registros poco usual en estas latitudes. La clarividencia de Sims (su pase picado ya es una patente) encuentra réplica en la majestad de Meyinsse bajo el aro. Avry Holmes y Rodney Green, dos francotiradores, franqueados por Tristan Spurlock, Facundo Piñero, Cristian Cortés y Daniel Girón conformaron una columna vertebral de titanio que solo perdió cinco encuentros de 13 en la fase regular. Su presencia en la post-temporada jamás estuvo en entredicho. En playoffs apearon a Libertadores y Astros en la 'burbuja' de Querétaro y, ahora, gozarán de la ventaja de localía en el Auditorio de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo.

Frente a frente de Nicolás Casalánguida vs Paco Olmos

Los regiomontanos, en cambio, iniciaron el curso en depresión (2-6) y recobraron el ánimo a tiempo; solo cedieron dos cotejos en sus últimas ocho apariciones. A Fuerza Regia no le atacó el COVID-19, sino una plaga de lesiones, producto de una pre-temporada reducida, que orillaron a Paco Olmos a improvisar: las rodillas de Kelvin Jones, destinado a ocupar el pívot, no soportaron el trajín de su primera experiencia profesional y O.D Anosike cogió la estafeta. 'Penka' Aguirre y David Jackson Jr., MVPs en Argentina y Brasil, ídolos en ligas de abolengo, también transitaron por los servicios médicos. Aguirre, de hecho, pasó más de media temporada entre algodones y Jackson causó baja por un mes. Sin sus dos engranes centrales, Olmos recurrió a una receta confiable. David Huertas aún no sabía si Puerto Rico reiniciaría el Baloncesto Superior Nacional en tiempo y forma cuando acudió al enésimo llamado del coach valenciano. Campeón en 2018-2019, MVP de aquellas finales, santo y seña de la afición que solía congregarse en 'La Fortaleza' cada semana, el internacional boricua fue instrumental para enderezar al navío. Su instinto asesino y puntería de cazador apagaron las alarmas en los cuarteles de Olmos. La irrupción de Jaron Martin y el despertar de Nicolás Romano se unieron a la cruzada de Huertas.

Final inédita

Jamás Aguacateros y Fuerza Regia habían dirimido al campeón del baloncesto nacional. Los michoacanos, de hecho, no existían cuando los aurinegros se ciñeron la corona por primera vez, hace tres años y medio. ¿Miedo escénico? Casalánguida no cuenta con ello: "No nos conformamos con haber hecho historia", advirtió. El único obstáculo para el primer título en la historia de la franquicia es un candidato a erigir una dinastía. 'La Fuerza' ha conquistado dos de las últimas cuatro ediciones (2016-2017, 2018-2019) y la de 2020 es su tercera final consecutiva. Si obtiene el cetro, Olmos igualará a su compatriota Iván Déniz como el técnico más ganador de la LNBP (tres trofeos en las vitrinas). O dinastía o 'Cenicienta'. Como sea, una historia digna de contar abrochará una temporada insólita y fugaz.