CLÁSICO NACIONAL

América vs Chivas: ¿Qué tanto perjudicará jugar un Clásico sin gente?

Debido a la pandemia, el próximo fin de semana se disputará el tercer Clásico Nacional en la historia sin gente

La Nueva Normalidad ha dejado a más de un aficionado decepcionado pues tanto sector salud como la misma Liga MX, optaron en seguir con las recomendaciones y no dejar entrar al público aún en los asientos de los diferentes estadios del país.

Esto sin duda, deja un sabor amargo a los encuentros de fútbol en México, y con el Clásico Nacional a la vuelta de la esquina, el folclore de la gente y los cánticos vaya que harán falta.

Pero ¿qué tanto perjudicará a las plantillas disputarse el orgullo con las gradas vacías? Al ser un encuentro de mucha importancia e historia en nuestro balompié, el que se juegue sin el aliento de la afición le quita mucha presión al jugador con su entorno ya sea local o visitante, pero en cuanto al fútbol es evidente que tanto las América como Chivas, se entregarán a tope por los tres puntos.

Sin la pasión en la cancha brindada por el público, se llegaría a sentir muy frío el juego, claro está. Sin embargo, la fanaticada confía en que sus equipos se partirán el alma para demostrar con orgullo quien es el que manda en estos tiempos atípicos.

Los que sí saldrán perdiendo son los negocios cercanos al inmueble donde se disputará el derbi, en este caso el Estadio Azteca que fiel a su costumbre al igual que en el Akron, hacían mucha vendimia previo y durante del famoso cotejo.

Ya hay antecedentes

Lo "bueno" se podría decir de esta situación es que en este mismo semestre los clubes ya saben lo que es jugarse un encuentro de este tipo a puerta cerrada, pues durante el Torneo GNP por México se llevó a cabo el Clásico en Ciudad Universitaria, casa de los Pumas. El chiverío eliminó a su acérrimo rival de las semifinales del certamen de preparación, en un duelo que por emociones no paró.

Previo a ello fue en la temporada 1986-87 la primera vez que se tuvo que jugar un América-Chivas a estadio solo, aunque aquella ocasión fueron solamente 18 minutos tras la suspensión del partido por una batalla campal que comenzó al 72'. El juego se reanudó un mes y medio más tarde en su recta final y con 10 hombres en campo por cada plantel, donde culminó ganando las águilas por la mínima.