Dorados
80
Fuerza Regia
64
Finalizado

FUERZA REGIA

Desastre de Fuerza Regia en su estreno en la LNBP 2020

La intensidad defensiva de los Dorados de Chihuahua, que encaminó el partido desde el primer cuarto, petrificó a 'La Fuerza'. Destacó 'Rigo' Mendoza, con 16 puntos.

Desastre de Fuerza Regia en su estreno en la LNBP 2020
Cortesía: Fuerza Regia

Habrá que esperar para gozar en plenitud de los rutilantes fichajes de Fuerza Regia para la temporada 2020 de la Liga SiSNova LNBP. Los aurinegros se abandonaron en una catastrófica visita al Gimnasio Manuel Bernardo Aguirre, hogar de los rejuvenecidos y sedientos Dorados de Chihuahua, que arrasaron 80-64 en el primer partido del curso para ambos equipos. En descarga de los pupilos de Francisco Olmos, encarar un exámen propedéutico que, en realidad, tiene la dificultad de una exposición de tesis, es una encomienda de difícil éxito. La buena noticia para los regiomontanos es que la serie continúa el sábado. Muy pronto habrá una oportunidad para olvidar la pesadilla. 

El partido, en realidad, duró el primer cuarto. Cinco minutos, si somos más específicos y estrictos en el análisis. Fue el tiempo que tardaron los chihuahuenses en revertir el incipiente parcial favorable a 'La Fuerza' (4-5). Una bandeja de Juan Brussino cambió el signo del partido y el subcampeón de la LNBP no volvió jamás al comando. Al final del primer cuarto (20-12), la distancia se volvió infranqueable y no hizo más que ensancharse más y más. Dorados respondió al dictado de 'Rigo' Mendoza (16+7+3, valoración de 11), su nuevo comandante en jefe, mientras que en Fuerza Regia solo David Jackson (15+4) y Joshua Ramírez (10+4) entregaban puntos para continuar la infructuosa persecución. La fotografía del medio tiempo ilustra la magnitud del desastre: 40-27.

Ni con 20 puntos de ventaja, Dorados claudicó en su esfuerzo defensivo. Los hábiles cambios de marca dirigidos por Gustavo Pacheco generaron que la mayoría de los intentos al aro de 'La Fuerza' no fuesen cómodos. En cada tiro de Aguirre, Romano, Jones, siempre hubo un 'dorado' merodeando. Un triple de Lizárraga, escorado a la derecha sobre el perímetro, eliminó brevemente la diferencia de doble dígito en el último minuto del tercer cuarto (54-46). Pero fue solo un espejismo. Delgado y White colonizaron ambas zonas pintadas y la diferencia se extendió hasta los 22 puntos. El partido terminó con un despliegue de pañuelos blancos en ambos banquillos mientras los esfuerzos de Acosta (cinco puntos en el último minuto) maquillaron (tan solo un poco) el marcador.

En el box score de Paco Olmos, coach de FR, saltarán varias alarmas: 18% de triples, nueve asistencias acumuladas, 19 pérdidas, provocadas por la intensa presión defensiva, y seis puntos de rompimiento. Pero en baloncesto casi siempre hay un 'mañana'.