Rudy: el camino del éxito

Ciudad de México

Este fin de semana, por recomendación de un amigo, vi la película “Rudy”. Una verdadera joya que me parece que todo mundo debe ver. Las lecciones de vida que podemos concluir de esas casi dos horas valen la pena. Evidentemente no arruinaré la película para nadie, porque merecen vivir la experiencia.

Es un filme lanzado en 1993, ambientado a finales de los 60 y principios de los 70. Está basada en una historia real de un fan del equipo colegial de fútbol americano de Notre Dame y que, pese a todas las circunstancias en contra, promete jugar algún día para la universidad.

“Rudy” es una historia de sueño y de superación. Esos son los superhéroes que tenemos que admirar, porque son los de verdad, estamos rodeados de ellos; los que nos enseñan que la vida es sacrificio, lucha y entrega.

Muchos de esos ejemplos nos los da el deporte. Todos hemos admirado ha alguien a nuestro alrededor que vive con las probabilidades en contra y que las usa como gasolina para salir adelante. Que brinca su zona de comfort, que rompe estereotipos, que es de esos “locos” que se convencen de que las cosas no tienen que ser como le dijeron. Todos podemos superarnos. Si vivimos muy cómodos no estamos avanzando.

Los sueños tienen que ser grandes, pero las metas pequeñas, alcanzables; es así como se construye. Todos estamos destinados y obligados a ser nuestro mejor yo porque, si no lo somos nosotros, nadie lo será. Necesitamos la mejor versión de todos, porque cada uno cumple su función.

Nietzsche decía: “Todo el que tiene un porqué encuentra un cómo”. Incluso cuando se pierde la motivación, tenemos que hacer las cosas. El camino no siempre es claro, pero hay que caminar. La senda del triunfo no siempre es recta y aunque no avances al ritmo que quisieras, no quiere decir que no estás progresando. Y es ese viaje lo que da significado a todo.

En cada paso que te acercas a tu meta, ahí también están los recursos y experiencias para hacerlo posible. Hay que disfrutar los procesos, porque eso es de lo que se conforma la vida. El esfuerzo depende de nosotros; el resultado, no siempre. Hagamos el esfuerzo para acercarnos al resultado y, si no llega, es la oportunidad para esforzarte más y volverlo a intentar.

Ojalá haya más 'Rudys' y que el deporte sea uno de los medios donde se desarrollen, se realicen y aporten a que este mundo sea mejor. Porque todos podemos andar en el camino del éxito.