CHIVAS

A 10 años de la derrota internacional más dolorosa de Chivas

El 18 de agosto de 2010, Chivas sufrió un tropiezo que dejó huella, pues perdió la final de la Copa Libertadores frente al Internacional de Porto Alegre.

Guadalajara (México)
0
A 10 años de la derrota internacional más dolorosa de Chivas

Hay derrotas que nunca se olvidan, por lo dolorosas que resultan. El 18 de agosto de 2010, Chivas sufrió un tropiezo que dejó huella, pues aquella noche en Porto Alegre, Brasil, se le escapó la histórica oportunidad de convertirse en el primer club mexicano en conquistar la Copa Libertadores de América. Diez años se cumplen hoy de aquel encuentro frente al Internacional, que se impuso por 3-2 (5-3 global).

Tras perder el partido de Ida en el recién inaugurado Estadio Omnilife por 2-1, el Rebaño Sagrado necesitaba una auténtica hazaña para levantar el trofeo. Y la ilusión estuvo viva hasta el descanso. El Guadalajara lo ganaba por 1-0 con un gol de Marco Fabián al minuto 42. Con ese marcador igualaba el global. La esperanza se mantenía.

En un ambiente hostil, típico de la Copa Libertadores en Sudamérica, donde se vive con gran pasión, Chivas supo hacer partido. Pero eventualmente, el entorno y el empuje del Internacional de Porto Alegre terminaron por derrumbar al Rebaño Sagrado. Rafael Sobis marcó el 1-1 al ‘62 y Damián puso al ‘76 el 2-1 que prácticamente sentenciaba al cuadro mexicano.

Giuliano, al ‘90 hizo el 3-1 que desató la fiesta en el Estadio Beira-Río. Omar Bravo, en tiempo agregado, hizo más decoroso el marcador con el 3-2 definitivo (5-3 global). Y tras el silbatazo final el mismo delantero rojiblanco participó en el inicio de una bronca que se convirtió en una campal entre los futbolistas que se encontraban en la cancha.

Los golpes luego de consumarse el resultado fueron fiel reflejo de la frustración que dejó aquella derrota. Chivas tuvo una oportunidad histórica, pero no le alcanzó para ganarla. Se quedó en la orilla y ningún equipo mexicano pudo hasta ahora coronarse en la Copa Libertadores. Hoy, el balompié nacional espera algún día volver a canchas sudamericanas.