SELECCIÓN MEXICANA

Darvin Chávez: "Es un recuerdo que jamás olvidaré"

A ocho años del oro olímpico del Tri, el defensor ex de Rayados comentó para As México cómo se motivó y sufrió para ser parte del plantel ganador de la presea dorada

Darvin Chávez: "Es un recuerdo que jamás olvidaré"
ADRIAN MACIAS MEXSPORT

El 11 de agosto se ha vuelto una fecha especial desde el año 2012 hasta la actualidad y seguramente así será por el resto de los años, y es que un día como hoy la Selección Mexicana logró imponerse a Brasil 2-1 en la final por el oro olímpico de Londres, hecho que para Darvin Chávez es un recuerdo que jamás olvidará por el cómo y en donde se dio.

El defensor platicó para AS México su experiencia previa, durante y después de la justa, en la cual los dirigidos por Alfredo Tena pudieron coronarse de manera impensada por muchos frente a los grandes favoritos como lo eran los brasileños. Dicho partido, explicó Chávez, que lo importante que fue la concentración y paciencia del conjunto al irse arriba rápidamente en el marcador con el tanto de Oribe Peralta y cuando recibieron el gol del descuento por parte de Oscar, pudiéndose coronar en un escenario en donde sus padres se encontraban, algo que junto al sonar del himno mexicano, hicieron más emotivo el momento para el zaguero.

"Esos recuerdos nunca se van a olvidar y más para uno que estuvo ahí, es como si hubiera sido ayer, un logro importantísimo para el país. Primeramente representar a tu país es de las cosas más bonitas que tiene uno y ahora con lo que se logró mucho más contento porque fue una final soñada contra Brasil, Wembley un estadio emblemático y poderlo ganar fue un sueño ganado desde niño, contentos y esos momentos claro que te llega el nerviosismo, era la final contra Brasil y lo recuerdo perfectamente todo desde que salimos de la villa olímpica hasta que íbamos al estadio, ya cuando el árbitro pitó el inicio del partido se van quitando esos nervios que se tenían, se nos dio el resultado e hicimos historia para México.

"Fue paciencia, sabíamos que solo era un gol y estaba recién empezando el juego, fue muy rápido y no nos esperábamos que rápidamente nos fuéramos ganando así, lo tomamos con calma y no nos achicamos, seguimos jugando como si fuera 0-0, con la posición y el balón en nuestros pies. Ya en el segundo gol nos dio más tranquilidad pero siempre concentrados porque enfrente estaba Brasil y en cualquier momento una genialidad te daban la vuelta que casi pasa, los últimos minutos fueron muy cardíacos, nos meten el gol al 90' y ahí estábamos esperando cuánto se iba a agregar, al final tuvieron en un cabezazo de Oscar el empate, imagínate, no sé que hubiera pasado en tiempo extra. Yo vi esa jugada en cámara lenta. Con el 2-1 ya mirábamos al árbitro a ver a qué horas se terminaba, cuando 'Chuy' despeja y el silbante lo acaba fue pura felicidad, te pones a correr y no sabía para donde, te da todo tipo de emociones, mis papás fueron al estadio, yo los andaba buscando porque de lo lleno que estaba no los veía, eso es lo bonito, cuando estamos formados esperando la medalla suena el himno y van subiendo las banderas, la mexicana en medio seguida de Brasil y Corea del Sur que fue el tercer lugar, te da el sentimiento y orgullo de ser mexicano, saber que pudiste darle algo a tu país, fue el momento más emotivo y bonito para mí, hasta se me enchinó la piel de recordar como el himno mexicano sonaba. Recuerdo eso cada año y así será hasta el resto de mi vida, siempre lo recordaré", confesó en entrevista.

Darvin argumentó que esta proeza se vivió mejor debido a que nadie creía en que el grupo se coronaría en los Juegos Olímpicos, encontrando en el compañerismo la clave para salir adelante de toda crítica y adversidad dentro de la competencia.

"El proceso fue duro, fue desde tiempo atrás, se empezó a trabajar con le grupo a partir de la Copa América en el 2011, desde ahí empezamos a trabajar, esa selección su objetivo era los Juegos Olímpicos, esa camada era esa pero en la Copa no nos fue muy bien, la prensa no confiaba en nosotros, empezamos a ir mejorando, jugamos los Panamericanos en el 2011 y fuimos campeones, el Esperanzas de Toulon y quedamos campeones, llevábamos buen proceso con dos títulos y aún así no éramos los favoritos. No confiaban en México en nosotros, recuerdo que nuestro primer partido fue contra Corea del Sur y empatamos, ahí nos empezaron a bombardear que no teníamos el equipo y que no llegaríamos lejos. Recuerdo bien que nos encerramos todo el grupo y dijimos "somos nosotros, estamos aquí y poner le nombre de México en alto, no hay que dejarnos que nos distraigan de otros lados", nos concentramos, nos metimos y eso fue lo importante y bueno de este equipo que hicimos un grupo muy fuerte, corríamos para el mismo lado y nos apoyábamos, eso nos ayudó mucho junto con el cuerpo técnico, hicimos una buena base y unión. Nos sirvió para lograr para hacer lo que hicimos, en lo individual Brasil tenía buenos jugadores, Marcelo, Neymar, Hulk, Thiago Silva, era un equipazo. Nosotros con el compañerismo nos sirvió para poder ganar la medalla", agregó.

Asimismo, el nacido en Zapopan, Jalisco, menciono que en ningún momento la plantilla se conformó ante el momento, y es que jamás dejaron de creer en que podrían ganar el oro pese a ya asegurar medalla en el duelo final.

"Es una experiencia muy bonita y cuando vamos avanzando empezamos a agarrar confianza, creer más en nosotros y cuando nos empata Senegal como quiera estábamos convencidos de que íbamos a ganar porque teníamos mejor equipo para ganarles, lo logramos y después nos tocó Japón en Wembley, nos empiezan ganando, nos meten un gol muy rápido pero aún a´si no dejamos de seguir en nuestro juego, no nos desesperamos y al final sacamos el resultado, se dio el partido esperado, lo más soñado y todos esos días previos estás pensando en eso, se pensaba en que ya se aseguró una medalla, si no es la oro es la de plata pero nosotros en las pláticas nos decidimos en que es una oportunidad única e irrepetible en la historia o en la vida, entonces, era nuestro momento y nos mentalizamos para eso, no en ganar la de plata", dijo.

A su vez, espera que en un futuro no tan lejano se llegase a repetir este acontecimiento, mismo que cataloga de difícil de conseguir pero imposible nunca, más por la calidad futbolística que se cuenta en la país.

"Ojalá y se pueda repetir, sería algo muy importante para nuestro país y los mexicanos, que no fuera la única vez, que se repita, si ya lo pudimos hacer en el 2012 e puede lograr. En México hay mucha calidad en jugadores y que le jueguen jugar de tu por tu a cualquier país del mundo. No es fácil pero estaría bien que México lo pudiera volver a lograr", aseveró.

Duros momentos después de la medalla pero salió adelante

El suceso en Wembley si bien fue algo maravilloso, no muchos futbolistas pudieron encontrar constancia en su andar, Chávez fue uno de ellos, sufriendo lesiones que le costaron su carrera a tal grado de llegar a pensar en el retiro, sin embargo, el defensor no se rindió y actualmente ha podido salir adelante, contándonos a detalle el cómo encontró la oportunidad inmejorable dentro del fútbol en Finlandia.

"Cada quien ha tomado rumbos diferentes, a uno les ha ido bien y a otros mejor, en lo personal estaba en un momento muy bueno no solo a nivel de selección sino con el Monterrey, prácticamente estábamos ganando todo, jugué Mundial de Clubes contra Chelsea y el tercer lugar, yo iba en buen momento, desafortunadamente lo que pasó conmigo fue mi operación de ligamento cruzado que tuve. Después de la lesión hubo un problema, tras las olimpiadas me tocó estar en partidos de eliminatorias para Brasil 2014, lo que me pasa en febrero del 2014 es que se me rompe el ligamento cruzado, ahí dejé de jugar 8 meses, fue mucho tiempo, paso a Veracruz y en la jornada 4 ó 5 contra Xolos se me vuelve a romper el ligamento, me costó mucho volver a jugar, estuve parado más del año o año 3 meses, porque así es la recuperación de ligamento; te pasa de todo, piensas en que estás en lo más alto con el oro olímpico, en auge con Monterrey, de estar jugando partido tras partido cada semana y de repente de golpe parar un año pues si te pega, duele mucho y te baja anímicamente.

Por mi cabeza pasaba muchas cosas como el dejar de jugar, el retiro, no quería hacer nada, levantarte y querer que sea de noche para volver a dormir. Fue muy complicado todo ese tiempo y después se me abrió la oportunidad de venir acá, al principio no quería, yo pensaba en ya no volver a jugar fútbol, no que´ria saber nada. Me hablaron de acá que estaban interesados en mí y así fue como llegué acá, ese primer año me ayudó bastante para volver a tomar ritmo y decirme que no pasó nada, que solo fue una lesión difícil y pude volver y estoy muy feliz con lo que he logrado en mi carrera. Desde el primer año agarré confianza y todavía lo puedo hacer igual o mejor de cuando estaba en ese nivel de olímpicos. Estoy contento de volver a jugar y más en este lado del mundo, disfrutar del deporte", señaló.

No cierra las puertas ni al Tri ni a un retorno a la Liga MX

Por último, el jalisciense expresó su felicidad de haber encontrado cabida en la liga finlandesa, no obstante, no le cierra las puertas a un regreso hacia al fútbol mexicano y ni hablar de la Selección, con la que ha soñado regresar desde aquel 2014 cuando tuvo su última participación.

"Nunca se le puede cerrar, siempre que seas seleccionado te debe de dar un orgullo y nunca le diría que no, es de las mejores cosas que le puedan pasar a un futbolista, ser llamado por tu país. Estoy feliz acá, me gusta estar aquí pero si extrañas a tu país, tu gente y tus costumbres, si me gustaría poder regresar, no le cierro las puertas tampoco, encantado de regresar y si se da una oportunidad de volver encantado, no lo pensaría dos veces, me voy", destacó.