SELECCIÓN MEXICANA

El 11 de agosto no se olvida: ocho años del histórico oro olímpico

En el marco de la justa veraniega de Londres 2012, el Tri Sub23 comandado por Luis Fernando Tena, venció a Brasil en Wembley y se colgó el Oro

El 11 de agosto no se olvida: ocho años del histórico oro olímpico
MOSKABROWN AS MÉXICO

El 11 de agosto de 2012 es una fecha que vivirá por siempre en la historia del futbol nacional. Los goles de Oribe Peralta frente a Brasil están permanentemente grabados en la memoria colectiva. El escenario, inmejorable: Wembley repleto. El resultado, inolvidable: 2-1. La gesta, eterna: México se proclamó hace ocho años campeón de los Juegos Olímpicos de Londres 2012.

La mañana de aquel sábado, ocho años atrás, dos naciones futboleras se paralizaron para ver la Final del torneo olímpico de balompié. Brasil partía como favorito, en la búsqueda del único título que hasta el momento se le había negado en su historia. Cuando se habla de este deporte, el pentacampeón mundial siempre será visto con ventaja, pero México estaba dispuesto a cambiar eso.

El equipo que dirigía Luis Fernando Tena salió a la cancha del mítico Wembley con José de Jesús Corona, Israel Jiménez, Hiram Mier, Diego Reyes, Dárvin Chávez, Carlos Salcido, Jorge “Chatón” Enríquez, Héctor Herrera, Javier Aquino, Marco Fabián y Oribe Peralta. Más tarde entrarían de cambio Miguel Ponce, Raúl Jiménez y Néstor Vidrio. Ellos fueron los 14 mexicanos que alcanzaron la gloria en el césped.

Los otros cuatro campeones olímpicos, que no tuvieron participación en la Final, fueron el arquero Antonio Rodríguez, el central Néstor Araujo, el mediocampista Javier Cortés y el atacante Giovani dos Santos, quien había sido muy importante para el equipo del “Flaco” en todo el certamen olímpico de Londres 2012.

Aquel sábado, la ilusión nació muy pronto en el partido. Marco Fabián presionó. Javier Aquino hizo lo mismo y alcanzó a puntear el esférico que quedó en pies de Oribe Peralta. Desde fuera del área, el “Cepillo” metió un zapatazo raso y pegado al poste. Se habían jugado menos de 30 segundos cuando México se puso en ventaja.

Con el país hecho un manojo de nervios, los 11 mexicanos sobre el césped de Wembley dieron la cara ante una potencia mundial. Al ‘75, Marco Fabián cobró un tiro libre desde el costado derecho. Jugada perfectamente trabajada por Luis Fernando Tena y sus dirigidos. Desmarque impecable de Oribe Peralta y cabezazo implacable, a las redes. Con el 2-0, la hazaña se veía cerca.

En la recta final, como era de esperarse, Brasil aventó el alma y todo su futbol hacia el frente. En la compensación, Hulk descontó. Los últimos instantes del encuentro fueron de angustia pura. Silbatazo final. La gloria del Olimpo bañó al balompié nacional, que se colgó la medalla de oro por primera vez en su historia. El 11 de agosto de 2012 no se olvida. Es una fecha eterna.

El camino a la gloria

El proceso de la Selección Mexicana que conquistó el oro en Londres 2012 fue uno de los más exitosos de la historia. Con la misma base, dirigida por Luis Fernando Tena, se ganaron los Juegos Panamericanos de Guadalajara 2011 y el Torneo Esperanzas de Toulón, algo que nunca había conseguido el balompié nacional.

Así, el Tricolor llegaba a la máxima cita con la esperanza de una generación prometedora de futbolistas talentosos. Pero la presentación dejó algunas dudas. México se presentó en la cancha de St. James Park, en Newcastle con un empate 0-0 frente a Corea del Sur. Corrigió rápido el rumbo, pues enseguida venció a Gabón por 2-0 en la Ricoh Arena, de Coventry, con dos goles de Giovani dos Santos.

Para el tercer encuentro de la primera fase, México se presentó en el Millenium Stadium, de la ciudad de Cardiff, capital de Gales. Ahí, derrotó por 1-0 a Suiza, con gol de Oribe Peralta. Con siete puntos y sin conocer la derrota, el conjunto Tricolor aseguró el primer lugar del Grupo B y avanzó a la siguiente fase. El sueño de una medalla estaba vivo.

En los Cuartos de Final, el Tricolor pisó por primera vez el mítico césped de Wembley. Senegal fue un duro adversario que incluso obligó al tiempo extra. Jorge “Chatón” Enríquez abrió el marcador al ‘9 y Javier Aquino parecía encaminar a México a las Semifinales con el 2-0, al ‘62. Pero los africanos tuvieron una brava reacción para igualar a dos. En el agregado, Giovani Dos Santos devolvió la ventaja al ‘98 y Héctor Herrera hizo el 4-2 definitivo, al ‘108.

La Semifinal se disputó en el mismo escenario y la Selección Mexicana derrotó a Japón por 3-1, con goles de Marco Fabián, Oribe Peralta y Javier Cortés. Así, el Tricolor aseguró una medalla olímpico y se metió al partido por la gloria máxima, donde grabó finalmente el capítulo más glorioso en la historia del futbol nacional.