Liga Expansión MX

Yilton Díaz, ejemplo de buena cara en tiempos de pandemia y lejos de casa

Lo que el futbolista de Leones Negros de la Universidad de Guadalajara ha vivido en lo que va de 2020 a más de uno ya lo hubiera derrumbado.

Yilton Díaz, ejemplo de buena cara en tiempos de pandemia y lejos de casa

Lo que Yilton Díaz ha vivido en lo que va de 2020 a más de uno ya lo hubiera derrumbado. El futbolista de Leones Negros dejó su natal Colombia con la ilusión de un proyecto que le ofrecía, a los 28 años, la posibilidad de ascender a la Primera División de México. Pero todo ha una adversidad tras otra. Muchos estarían rendidos. Él pone buena cara a la pandemia y a todo.

El 2 de febrero debutó con la Universidad de Guadalajara. Jugó 31 minutos contra Tampico Madero. Se lesionó. Volvió hasta el 7 de marzo: 6 minutos frente a Celaya. Entonces vino la pandemia. No tuvo oportunidad de demostrar su calidad. Se canceló el Clausura 2020 y habría que esperar. Enseguida, los dirigentes anularon el ascenso: se acabó la ilusión de llegar a Primera.

Muchos habrían bajado los brazos, pero él no. “Cuando yo llegué a México, tenía la ilusión de que todo iba a salir bien. Vinieron traspiés, llegó la pandemia, lo que pasó con el ascenso y descenso, pero eso no me impide seguir luchando, seguir trabajando fuerte. Más ahora que tengo la confianza del profe, del presidente y todos en Leones Negros”, explica el colombiano.

“Estoy motivado a seguir trabajando, con ansias de que inicie el torneo y demostrar la calidad futbolística. El sacrificio que se está haciendo que se vea reflejado y ser cada día mejor para la familia. También es algo que uno piensa: tener a sus familiares bien y este sacrificio que se está haciendo, estando lejos de ellos en este momento, que valga la pena”, añade.

Durante la pandemia, tuvo oportunidad de ir un mes a su país natal. Ahora, le toca estar al pendiente de su familia a la distancia. “Constantemente estoy en comunicación con ellos, siempre dando las indicaciones que me dan en el club, que se cuide, que usen el cubrebocas, que guarden la distancia cuando estén en las calles. Pero todo esto uno tiene que tener el cuidado de Dios, si está en mano de Dios y Dios lo protege a uno, creo que el temor ya pasaría a un segundo plano”, asegura Yilton Díaz.

Y por más grandes que sean las adversidades, mantiene siempre, de forma ejemplar, una buena cara. Arrepentirse no es algo permitido en su mente. “En ningún momento se me pasó por la cabeza porque desde que hablé con los directivos de Leones siempre fueron muy claros. No dudé en venirme, me comentaron del proyecto, lo vi muy interesante y sé que acá podría estar con mi familia para cumplir esos sueños. El destino ha decidido otra cosa, pero estamos a la espera de qué va a pasar, para poder estar con ellos acá en México”, sentencia.

Lejos de derrumbarse con tantas dificultades en tan poco tiempo, está convencido de que todo esto lo hará crecer. “Creo que el éxito se basa en eso, en tus traspiés. Cuando llegué, debuté, me lesioné, estuve un tiempo fuera de las canchas. Después regreso, tengo unos minutitos más y viene la pandemia, para la Liga, luego desaparece el ascenso. Pero analizando todo, creo que el éxito viene por este camino, porque para conseguir el éxito nada es fácil y me está tocando algo un poco fuerte. Voy por buen camino y esta es una hermosa oportunidad la que viene en la Liga de Expansión porque seré un referente en el club. Eso me ayudará para que me miren, para exigirme y para demostrar de qué estoy hecho”, concluye Yilton Díaz.