NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

HISTORIA

Mustang Bullitt 1968: el muscle car más caro que puede existir

Este auto en específico obtuvo su fama por aparecer en la película de Bullitt, en donde se originó la mejor persecución de autos en la historia del cine.

MéxicoActualizado a
Mustang Bullitt 1968: el muscle car más caro que puede existir
Cortesía Mecum

Cuando un automóvil es rico en historia, importa muy poco o nada el estado en el que se encuentre. De hecho, mientras más preserve la apariencia que lo hizo famoso o peculiar es mejor, ya que confirma su legado.

Uno de los autos que mejor ejemplifican lo dicho anteriormente es el Mustang que hizo su aparición en el largometraje de Bullit en 1969. Con el simple hecho de aparecer en esta famosa historia, en la que hasta hoy es la mejor percusión automovilística, más una serie de anécdotas, han hecho que tenga un valor increíble para un auto de su tipo.

Esta hegemonía inició cuando al momento que Warner Bros decidió que el auto conducido por la estrella de la película, el detective Bulllitt estelarizado por Steve McQueen, fuera un Mustang GT 1968 en color verde.

Ampliar
Cortesía: Mecum

Fiel a la costumbre de las productoras de cine, para la filmación se compraron dos Mustang, mientras que uno fue utilizado en las escenas estáticas, el otro se empleó en la escena de persecución con una duración de 10 minutos en las calles de San Francisco, California.

Considerando que el muscle car sería sometido a un duro desgaste al momento de la filmación, fueron realizadas una serie de adecuaciones mecánicas y estéticas, incluso carrocería fue raspada para que la pintura obtuviera un aspecto más auténtico.

Ampliar
Cortesía: Mecum

Tras su exitoso paso por esta película de acción, uno de los dos Mustang fue desechado al ser considerado irreparable y no se supo nada del mismo, hasta que décadas después apareció hace unos años en Baja California, México.

Respecto al otro Mustang, fue vendido a Robert Ross, un empleado de Warner Bros, quien al poco tiempo lo traspasó a un detective en Nueva York con el registro que lo autentificaba como el auto que apareció en Bullitt.

Ampliar
Cortesía: Mecum

A cuatro años de su adquisición, en 1974, el segundo dueño lo puso a la venta en una revista. Tras ver que se trataba del muscle car de la película, Robert Kiernan de Madison, Nueva Jersey, lo adquirió por seis mil dólares para quedarse con el por años. Se dice que el mismo McQueen le hizo numerosas ofertas, incluso ofreciéndole ayudarlo a encontrar un Mustang similar con tal de tener el original.

Después de darle uso por algunos años, el Mustang con algunas averías mecánicas, quedó guardado en la cochera de la familia por casi 20 años, hasta que con la introducción de una edición Bullitt del Mustang GT en 2001, Robert Kiernan y su hijo, decidieron reparar el automóvil. Sin embargo, la idea no se pudo completar debido a que su dueño fue diagnosticado de Parkinson.

Ampliar
Cortesía: Mecum

Cuando Ford mostró una segunda edición del Mustang Bullitt en 2008, una vez más padre e hijo decidieron retomar la idea de echar andar el auto, pero de nuevo el destino se interpuso, ya que a medida que empeoraba la enfermedad de Robert, su hijo ya no pudo enfocarse en el sueño de ambos.

Lamentablemente, Robert falleció en 2014 y como memoria de su padre, el hijo encontró un propósito para que el muscle car estuviera de vuelta. Al tener conocimiento de la existencia del Bullit original, Ford lo contactó para que apareciera junto con la tercera edición del Mustang Bullitt en el Auto Show de Detroit 2018.

Ampliar
Cortesía: Mecum

Una vez completado el sueño de Robert Kiernan, su familia decidió ponerlo a la venta en una subasta a principios de 2020. Ahí, el Mustang Bullitt obtuvo el título del muscle car más caro del mundo, luego que la puja alcanzará los 3.4 millones de dólares.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?