Selección Mexicana

El día que Landon Donovan orinó en el Estadio Jalisco

A lo largo de su carrera, el mediocampista mantuvo una intensa rivalidad con el 'Tri'. Uno de los episodios más recordados de esa confrontación ocurrió en la ciudad de Guadalajara.

Landon Donovan
David Leah MEXSPORT

El 9 de febrero de 2004, la Selección de Estados Unidos acudió al Estadio Jalisco para el reconocimiento de cancha, un día antes de disputar el vital encuentro ante el Tricolor.

Se disputaban las Semifinales del Preolímpico de la Concacaf rumbo a Atenas 2004. El conjunto estadounidense se trasladó del hotel de concentración al Coloso de la Calzada Independencia en un camión que no tenía sanitario. Según la versión que el mismo Donovan cuenta, al llegar al inmueble, todo salió mal.

Desde el trayecto comenzó a sentir la necesidad. Al arribar al Jalisco, pidió utilizar un baño. El personal que ahí trabajaba le indicó que no tenía llaves para permitirle el ingreso. Landon Donovan asegura que la urgencia fue tanta, que ya en el campo, no le quedó de otra. Se acercó a los arbustos que tiene el estadio junto a las bancas. Y ahí, simplemente dejó que todo fluyera.

El estadounidense orinó junto a la cancha del Estadio Jalisco. Su versión señala que fue simplemente una respuesta a la necesidad humana que no había podido cumplirse ni en el trayecto ni al llegar al lugar. Aunque, claro, en aquel momento lo ocurrido no fue para nada bien recibido por los aficionados mexicanos.

Dos años atrás, México había sufrido una de las eliminaciones más dolorosas de su historia en Copas del Mundo. Enfrentó a Estados Unidos en Octavos de Final de Corea-Japón 2002 y la ilusión del quinto partido era muy grande. Pero el país vecino se impuso por 2-0 y el jovencito Landon Donovan marcó el segundo tanto. Sus burlas hacia el Tricolor fueron una constante durante esa época.

Por eso, desde el arranque del Preolímpico en Guadalajara, Donovan fue el jugador más abucheado. La Selección Mexicana de Ricardo Antonio La Volpe no pudo avanzar en primer lugar de su grupo y por eso tuvo que cruzarse en Semifinales con Estados Unidos, que llegaba con marca perfecta. Así, el orinar en la cancha del Jalisco se interpretó como una revancha de Landon. Una forma de responder a los aficionados que se metieron con él.

Cuando era joven estaba estúpido, hablando cosas tontas. No entendí bien la rivalidad entre los dos países y el respeto. Ahora soy más maduro, entiendo la rivalidad y me arrepiento de lo que fui como joven”, explicó años después, cuando llegó a México para jugar con León, ya en la etapa final de su carrera como futbolista.

Por el incidente, ofreció disculpas 14 años después. “Sabía que había cámaras, pero era mi única oportunidad. Le digo a los mexicanos que lo siento, pero mi intención no fue hacer algo malo. La naturaleza llama y yo tenía que orinar”, dijo. Su versión habla de necesidad. Los aficionados lo tomaron como revancha. Lo cierto es que aquel episodio en el Jalisco nunca se olvidará.