RENATO IBARRA

Así habría insultado Renato Ibarra: "Péguenles, no me importa si hay un muerto"

El periodista Carlos Jiménez reveló lo que fue la declaración ante las autoridades de Lucely Chalá, esposa del futbolista. Ibarra permanece en el reclusorio.

Así habría insultado Renato Ibarra: "Péguenles, no me importa si hay un muerto"
Jose Luis Melgarejo MEXSPORT

El caso de Renato Ibarra se complica y es que después que la abogada decidió abandonar la defensa del jugador debido a una cuestión de equidad de género, este martes se reveló lo que habría sido el testimonio de Lucely Chalá, esposa del jugador del América. La mujer relató cómo se originaron los problemas y lo que sucedió el día del arresto que fue el jueves 5 de marzo.

De acuerdo con información del periodista Carlos Jiménez, Renato Ibarra y su familia insultaron, arañaron y golpearon en la cara a la esposa del futbolista de las Águilas. Incluso el ecuatoriano habría gritado al momento de la agresión: "Me vale ver..., péguenles, no me importa si hay un muerto, péguenles". Esto fue parte de la declaración que realizó Lucely Chalá ante la Fiscalía de Justicia capitalina el viernes 6 de marzo.

Recordar que Lucely Chalá fue presuntamente agredida por el futbolista y su familia a pesar de que ella tiene un embarazo de alto de riesgo, por lo que la jueza que lleva el caso, le imputó los cargos de Violencia Familia, Tentativa de Aborto y Tentativa de Feminicidio. De acuerdo a la versión de la esposa, los problemas con Renato Ibarra comenzaron el 28 de febrero cuando Chalá le comentó al jugador que quería separarse. La respuesta de Ibarra fue de forma agresiva y la corrió de la casa porque él pagaba la renta; además él le marcó a su papá, quien radica en Ecuador, para ayudarlo a sacar de la casa a su pareja.

Ante esa amenaza, Lucely le llamó a su hermana, Ana Karen, para que viajara a México a cuidarla y ayudarla ya que su embarazo es de alto riesgo. Tras su arribo, los problemas se incrementaron ya que de acuerdo a su declaración Renato Ibarra, llegó tomado y comenzó una pelea en la casa donde el ecuatoriano pedía a gritos e insultos que se fueran de la casa. En aquella ocasión, el atacante habría lanzado un jarrón y lo estrelló contra la pared y gritó: "A la ching..., me tiene harto me tienen hasta la ver...". Al día siguiente de esto la familia de Renato llegó a la casa.

Lo qué sucedió el día del arresto

El día del arresto, el 5 de marzo, las agresiones fueron constantes y en lo que el futbolista se fue a entrenar al club (recordar que estaba lesionado), la familia del jugador la insultaron. Ya por la tarde, cuando Renato Ibarra regresó a su casa, ella le pidió que los calmara a lo que él respondió: "A mí no me digas nada, ve tú y díselos a ellos, a mí no estés diciendo ni verg.."

Después, todo se concentró en la recámara donde Ana Karen, hermana de Lucely, comenzó a grabar con su teléfono, pero la hermana de Ibarra la habría cacheteado. Al momento, Lucely Ibarra la defendió y fue ahí donde comenzaron los golpes en cara y cuerpo, así como también existieron rasguños.

"Mi concubino me toma de mi cabello y me da jalones tratando de evitar que me defendiera, por lo que somos acorralados en el vestidor mientras que nos gritaban: por qué no salíamos si somos tan valientes, que nos iban a golpear que estábamos picadas por el dinero de mi concubino" según ella contó. Finalmente, cuando un amigo de Renato les comentó que estaba llegando la policía, los insultos no pararon e Ibarra habría gritado "Hijas de pu... mantenidas". Tiempo después las autoridades arribaron y se los llevaron detenidos.