RONALDINHO

Ronaldinho dejó mala imagen en firma de autógrafos

“Fraude, fraude, fraude” gritaba la multitud a las afueras de la plaza comercial donde se programó la firma de autógrafos de Ronaldinho en Cancún.

Ronaldinho, Querétaro
JORGE MARTINEZ MEXSPORT

Muchos acamparon a las afueras del lugar desde una noche antes para poder ser de los primeros afortunados en tener la firma del astro brasileño. La fila de valientes llegó a componerse por cerca de mil personas que aguantaron estoicas bajo los rayos del sol los 30 grados que se dejaron sentir en este paradisíaco puerto.

Pero a tono de lo que ha sido la presencia de Ronaldinho en tierras mexicanas, la desorganización reinó de punta a punta. De entrada, el evento estaba programado para iniciar al mediodía… el brasileño llegó dos horas después.

Ya en el lugar, se negaba a salir hasta que elementos de seguridad no limpiaran la zona. Tal y como sucedió un día antes en el partido de voleyfut que tuvo en la playa del Royalton, el ex futbolista daba muestras de su fobia a los tumultos. Roberto, hermano del astro, fue el encargado de supervisar que todas las peticiones del carioca se cumplieran al pie de la letra.

En punto de las 14:04 horas, Ronaldinho, por fin, subió a la tarima que se habilitó para la firma de autógrafos. Lo primero que hizo fue cancelar la conferencia de prensa que se tenía programada. No aceptó preguntas, y tomó el micrófono para dar un mensaje de agradecimiento que no duró más de 30 segundos.

Inició entonces la firma de autógrafos. Desfilaron en su mayoría niños, pero también algunas conductoras locales que aprovecharon su posición para tener acceso al brasileño.
A las 14:13 horas, Ronaldinho dijo “no más”, se levantó y se fue ante la incredulidad de la multitud que hacía fila en espera de su autógrafo.

Casi media hora después, el brasileño volvió a salir solo para dar 20 autógrafos más a un grupo de personas VIP previamente registradas y adiós. El fraude y la desilusión estaban con sumadas.