ATLAS 0-2 NECAXA

Vargas invitó a no gritar ¡Ehh pu...! Pero afición le falla al final del juego

El portero rojinegro llamó a los seguidores de Atlas a no hacer el grito homofóbico y había servido, pero en la compensación el juego fue detenido por los insultos

Guadalajara (México)
Vargas invitó a no gritar ¡Ehh pu...! Pero afición le falla al final del juego
Cristian de Marchena MEXSPORT

El portero del Atlas, Camilo Vargas, ha hecho un llamado a combatir el polémico grito de “eh, puto”, que tantos problemas trae hoy en día al futbol mexicano. Para el partido de esta noche, contra Necaxa en el Estadio Jalisco, el colombiano porta en su camioneta un mensaje en contra de dicha práctica.

En la espalda del uniforme de portero, encima del número 12 esta vez no aparece el apellido del sudamericano. En su lugar, se lee: “¡¡¡Ehhh!!!” y debajo aparece una bocina tachada, para invitar a los aficionados a no expresarse de esa manera.

A partir de esta jornada del Torneo Apertura 2019, entra en rigor el reglamento que permite sacar de los estadios a aficionados que griten “eh, puto”. Incluso, el árbitro está facultado para detener el encuentro y hasta podría haber sanciones para los equipos por el mal comportamiento de sus aficionados.

Y el mensaje fue bien recibido por malos seguidores del Atlas. Durante la primera parte, cuando el arquero del Necaxa, Hugo González, pateó para despejar, tras una falta en su área, al minuto 38, el polémico grito ya no apareció.

Lo anterior cobra especial relevancia al considerar que fue precisamente en el Jalisco donde nació dicho grito. Durante el Preolímpico rumbo a Atenas 2004, esa expresión para fastidiar a los adversarios del Tricolor que dirigía Ricardo Antonio La Volpe y que finalmente consiguió el boleto.