Chivas 0-1 Lobos BUAP

Lobos BUAP derrotó a Chivas en la jornada 13 del Clausura 2019

Lobos BUAP derrotó a Chivas en la jornada 13 del Clausura 2019

EFE

Los licántropos vencieron 1-0 al Rebaño Sagrado en el estadio Akron, para dejarlos prácticamente eliminados del certamen mexicano

Guadalajara (México)

 En la banca ya no está José Saturnino Cardozo. El paraguayo ha sido despedido, pero en la cancha la situación no cambia: Chivas es el mismo equipo triste, de grises resultados. Guadalajara no levanta en el Torneo Clausura 2019. Alberto Coyote no es mago. Tampoco existe una varita mágica que pueda cambiar, de la noche a la mañana, todo lo que está mal. Al final de la noche, derrota como local por 1-0 frente a Lobos BUAP.

Si algo se le debe reconocer a Coyote, desde el inicio, es el valor para hacer modificaciones: nuevo portero y laterales, además de un cambio en la contención. Van de arranque Miguel Jiménez, Alejandro Mayorga, Carlos Villanueva y Miguel Basulto. La “revolución” empieza por los nombres, aunque en el funcionamiento, la diferencia no es notoria.

Chivas falla constantemente. Isaac Brizuela toca profundo para Alejandro Mayorga. Pero la diagonal atrasada no es alcanzada por Alan Pulido. La pelota cruza el área al ‘8. Y un minuto más tarde, la mala suerte le pega una vez más al Rebaño Sagrado: Jair Pereira se va del campo lesionado. En su lugar, ingresa Hedgardo Marín.

Mala entrega de Lobos BUAP, que deja a Alexis Vega perfilado rumbo al arco rival. Con una movimiento rápido se quita de encima a Francisco Javier “Maza” Rodríguez. Pero el derechazo del rojiblanco, cruzado y raso, pasa a centímetros del poste, al ‘15. Instantes después, el mismo Vega desborda por izquierda y toca atrás para Javier Eduardo López, quien dispara de primera, por encima.

Chivas no tiene contundencia. Medianamente, tiene control de esférico y hace lo posible por establecer el ritmo del partido. Pero ante las fallas, Alexis Verga se acelera. Le ha ocurrido en partidos anteriores. Una vez más, no sabe controlar sus propias revoluciones. Plancha sobre Joaquín Esquivel, en la agonía de la primera parte. El árbitro Óscar Macías le saca la amarilla, pero revisa en el VAR. Tras analizar las repeticiones, cambia su decisión: le muestra la roja, al ‘45.

Con uno menos, el segundo tiempo es cuesta arriba para Chivas. Bryan Rabello cobra un tiro de esquina por el costado izquierdo. Miguel Jiménez mide mal el viaje del esférico. Se ve superado. La redonda pega en el poste. Chivas se salva de un gol olímpico al ‘58. Pese a todo, el Guadalajara aún tiene voluntad de ir al frente.

Alejandro Mayorga, tras quitarse a un defensor, queda de frente al arco. Sin marca, duda porque la redonda no está en su mejor perfil. Tarda y no dispara. Termina tocando a un costado para que Isaac Brizuela cierre la jugada con un tiro a las manos de Antonio Rodríguez, al ‘61. Es la oportunidad para Chivas y la ha desperdiciado. No hay más para los dirigidos por Alberto Coyote.

Lobos BUAP entiende que del Estadio Akron se puede ir con botín completo. Mauro Lainez levanta la pelota desde el costado izquierdo. Jesús Molina desvía ligeramente. La central del Guadalajara queda muy mal colocada. Michaell Chirinos remata cómodo, de cabeza y manda el esférico a las redes. Gol del cuadro visitante al minuto 80. Desánimo absoluto en el Rebaño Sagrado.

Los minutos transcurren y la cara de Chivas no se modifica. El técnico ya es otro, pero el equipo rojiblanco es el mimo: triste, inoperante, desanimado, de resultados mediocres en el Clausura 2019. La Liguilla está cada vez más lejos. Y lo peor: el descenso, para el próximo año futbolístico, cada vez más cerca. El Rebaño de esta noche luce más sangrado que sagrado.