NBA EN MÉXICO

Ni Bulls ni Magic temen a la altitud de la Ciudad de México

Orlando Magic vs Chicago Bulls

José Méndez

EFE

Los equipos que disputarán el primero de dos partidos de temporada regular de la NBA 2018-2019 en México experimentarán una altitud sin comparación en la liga.

Ciudad de México

La temida altura de la Ciudad de México es un obstáculo (mentalmente) infranqueable para atletas-equipos que acuden desde altitudes menores a disputar un evento deportivo. 2,250 metros sobre el nivel de mar; los desacostumbrados deportistas acusan dificultad para respirar, el cuerpo pesado, el desempeño aeróbico mengua y, por ende, la potencia y la resistencia. Por ello, diversos equipos, en el caso del fútbol, deciden viajar el mismo día del partido, para que el golpe por el 'mal de altura' tarde en sacudirles.

Los clubes de la NBA que han visitado el país en los últimos años (Spurs, Thunder, Mavericks, Suns) han consignado la dificultad que les ha representado la altitud. La ciudad más alta en la NBA, Denver, está 600 metros por debajo de la capital mexicana (1,609). Sin embargo, ni Orlando Magic ni Chicago Bulls la temen. Empero, han tomado previsiones al respecto, como reveló a AS Steve Clifford, coach del equipo de la Florida: “Los últimos 20 minutos intentamos ir arriba y abajo en la duela. Estábamos cansados pero ojalá pueda ayudarnos para (el partido de) mañana”. Jim Boylen, su contraparte en los Bulls, que ejercerán ante los registros oficiales de la liga como visitantes, también tiene un plan para combatir a la altitud: "Nuestro patrón de sustituciones será un poco distinto, por la expectativa que tienen los jugadores. Las carreras no serán tan largas, hemos hablado sobre ello, pero no nos hemos enfocado en eso porque quiero mantener la expectativa por las rotaciones que haré durante el partido", aseguró.

Nikola Vucevic, el pivote estelar al Magic, sí ha resentido los efectos de los 2,250 metros. “No ha sido fácil. Practicamos hoy y ojalá eso pueda ayudar, pero es lo que es. Es lo mismo para los dos equipos y solo tenemos que intentar no pensar en ello y acostumbrarnos. Es lo mismo para ambos, por lo que espero que no haga diferencia", zanjó. Zach LaVine, estrella de los Bulls, asiduo a los mates imposibles, ya experimentó el calor del público mexicano en 2014 cuando enfrentó en la Arena Ciudad de México a los Houston Rockets de James Harden y sabe cómo hay que lidiar con el 'soroche': "Me siento genial, es mi segunda vez aquí. La pasamos muy bien. Lo que le dije al equipo es que Denver esta una milla de altura y aquí es una milla y media más arriba. Así que tenemos que sudar mucho y practicar".

La sensación general la resume el finlandés Lauri Markkanen, quien considera que la altitud no es un motivo de intranquilidad en el cuartel de los Bulls, más ocupado en sus diatribas intestinas que en el mal de altura: "No estamos preoucpados. Hay otras ciudades en la NBA que tienen altitud también. Es lo mismo para ambos equipos. No estamos poniendo el foco en eso". Que corra la pelota, solamente.