Liga MX

Revelan dinero del narcotráfico en el Fútbol Mexicano

Revelan dinero del narcotráfico en el Fútbol Mexicano

MARTIN VENEGAS

MEXSPORT DIGITAL IMAGE

El narcotráfico habría inyectado dinero al balompié nacional, de acuerdo al testimonio de Tirso “El Futbolista” Martínez Sánchez, testigo en el juicio contra de Joaquín “El Chapo” Guzmán.

Guadalajara (México)

Un escándalo más sacude al futbol mexicano y esta vez podría tratarse de uno verdaderamente grave. El narcotráfico habría inyectado dinero al balompié nacional, de acuerdo al testimonio de Tirso “El Futbolista” Martínez Sánchez, testigo en el juicio que se desarrolla en Estados Unidos en contra de Joaquín Guzmán Loera, alias “El Chapo”.

Martínez Sánchez es un confeso distribuidor de cocaína en Estados Unidos que trabajó para distintos cárteles mexicanos, entre los que se encuentra el encabezado por “El Chapo”. Este martes, copo parte del juicio, dio testimonio de millonarias inversiones en la hoy llamada Liga MX, donde compró equipos con dinero del narcotráfico.

La agencia de noticias Notimex reportó que en su declaración, “El “futbolista” manifestó haber sido dueño del Querétaro, Celaya, Irapuato, La Piedad y Mérida. El abogado defensor William Purpura condujo el interrogatorio y Martínez confesó que con dinero producto del narcotráfico compro a Venados de Yucatán por una cifra entre 600 y 700 mil dólares, mientras que por Reboceros de La Piedad pagó 2.2 millones de dólares.

La franquicia de La Piedad llegó incluso a la Primera División y “El Futbolista” reveló en su testimonio que vendió al equipo en 2004 por 10 millones de dólares. De esa cifra, seis millones fueron ganancia neta, tras indemnizar a los empleados y jugadores de dicha institución.

De acuerdo a Martínez Sánchez, la Federación Mexicana de Futbol se dio cuenta que era dueño de varias franquicias en 2006, según lo declarado. “El Futbolista” era entonces sospechoso por presuntamente participar en el negocio del narcotráfico. En su testimonio aseguró que el organismo rector del balompié azteca le propuso comprarle los activos que tenía dentro de este deporte.

Fue en 2004 cuando la Federación Mexicana de Futbol compró las franquicias de Irapuato y Querétaro, para enseguida desaparecerlas. En aquel momento se dijo que la operación tenía como objetivo lograr la reducción de equipos en la Primera División del balompié nacional.