presentado por
Competición
  • Liga Mexicana - Apertura
  • Bundesliga
  • LaLiga Santander
  • Liga Holandesa
  • Liga Portuguesa
  • Ligue 1
  • Mundial de Clubes
  • NBA
  • Premier League
  • Serie A
Liga Mexicana - Apertura
TBC TBC

-

TBC TBC

-

Liga Holandesa
FINALIZADO
ADO Den Haag ADO Den Haag ADO

1

Groningen Groningen GRO

1

FINALIZADO
Fortuna Sittard Fortuna Sittard FSI

3

Waalwijk Waalwijk WAA

2

FINALIZADO
VVV-Venlo VVV-Venlo VVV

1

Zwolle Zwolle ZWO

2

FINALIZADO
Twente Twente TWE

0

Vitesse Vitesse VIT

3

NBA
FINALIZADO
Phoenix Suns PHX

119

San Antonio Spurs SAS

121

FINALIZADO
Toronto Raptors TOR

110

Brooklyn Nets BKN

102

FINALIZADO
Chicago Bulls CHI

109

Los Angeles Clippers LAC

106

FINALIZADO
Memphis Grizzlies MEM

128

Washington Wizards WAS

111

FINALIZADO
Dallas Mavericks DAL

118

Miami Heat MIA

122

FINALIZADO
Milwaukee Bucks MIL

125

Cleveland Cavaliers CLE

108

FINALIZADO
Denver Nuggets DEN

110

Oklahoma City Thunder OKC

102

FINALIZADO
Houston Rockets HOU

107

Detroit Pistons DET

115

De Madrid a Springfield, aquel viaje irrepetible

Era el viaje al lugar en el que todo empezó. Y tuve la suerte de hacerlo en 2007 junto a quien revolucionó el baloncesto europeo, de nombre Pedro y apellido Ferrándiz. Un vuelo Madrid-Boston y posterior salto a Springfield, Massachusetts, la cuna del baloncesto. En mi mesa de la redacción guardo la llave que me abrió todas las puertas en aquel viaje: una placa con las palabras ‘VIP GUEST’. Y es que eso era yo, el invitado de Pedro Ferrándiz, el segundo español en el Hall of Fame tras Antonio Díaz-Miguel (1997).

Lou Carnesecca y Charles M. Newton ejercieron de padrinos de Pedro. "Durante algún tiempo he pensado que este honor se me ofrecería a título póstumo", así empezaba su discurso. Lo leyó en español y Szczerbiak lo tradujo al inglés. El resto del viaje fui yo quien lo hizo. Al cenar junto a Phil Jackson o Dominique Wilkins, al viajar junto a Pedro en un ascensor con Chuck Daly en mi codo derecho, Clyde Drexler en el izquierdo y ante mí, Bill Russell. "Perdona si no te pude atender mejor, pero estaba en una nube", me dice Pedro cada vez que hablamos del viaje. No es poesía. "Estaba empastillado por un dolor de espalda terrible", recuerda. En una nube estábamos otros, los que guardamos la placa de ‘VIP GUEST’ como si fuera el anillo de campeón NBA. Gracias, Pedro.

0 Comentarios

Normas Mostrar