El discurso de Solari ha dado sus frutos

Lo que sea mejor para el club”, ha repetido una y otra vez Solari desde que llegó al banquillo del Real Madrid. Cuando le preguntaban por su contrato, por su interinidad, por la portería, por Vinicius, por los titulares, por los suplentes… siempre se remitía a la misma idea: lo importante es el beneficio del club. Es evidente que lo más urgente para el Madrid era que el equipo ganase partidos, pero el técnico parecía tener en la cabeza algo más allá del corto plazo: demostrar su connivencia y empatía total con la dirección de la entidad. Para haberse consolidado en un momento tan difícil eran necesarias varias aptitudes además de las victorias en los partidos. La primera y fundamental era ganarse la confianza de los que mandan y Solari en este tiempo ha convencido a Florentino Pérez.

Otra aptitud muy importante ha sido la comunicación e imagen pública, donde se ha mostrado solvente y garboso, capaz de representar bien al club y no equivocarse cuando ha estado delante de los micrófonos. Ha tomado decisiones naturales en las alineaciones, en la portería o en los laterales, y ha sabido administrar los recursos de la plantilla, como con Vinicius, consiguiendo además la aceptación entre los capos del vestuario. Precisamente el Madrid quiere reforzarle ahí, en la caseta, para que no haya ninguna duda de sus fuertes apoyos arriba. El tiempo y los resultados dirán si puede cumplir el contrato que va a firmar.